martes, 11 de agosto de 2015

La ruta de Morelos descrita por el propio Morelos. 1a parte

   En el artículo previo comentaba mi poco, nulo conocimiento sobre el cura Morelos fuera de la somera relación que tuvo con Miguel Hidalgo cuando éste era el rector del Colegio de San Nicolás y de su posterior encuentro en Charo ¿o Indaparapeo? en el cual le comisionó para revolucionar por el Sur. Ahora que anduve por la Tierra Caliente de Michoacán, vi buena parte de la zona por donde Morelos encabezó el movimiento de insurrección que, sin su presencia y actividad no hubiera prosperado luego del 21 de marzo de 1811, cuando en Acatita Hidalgo y los demás dirigentes fueron capturados, y la idea que de todo esto se me formó fue la de la grandiosidad como jinete que seguramente tuvo Morelos para moverse por la sierra y del soporte que tenía a las contrariedades climáticas que experimentó desde octubre de 1810, luego del encuentro con Hidalgo hasta que fuera detenido y sacrificado al finalizar 1815, 5 años de intensa actividad que me propongo conocer y compartir contigo. Esta vez transcribo el interrogatorio al que fue sujeto luego de su captura el 5 de noviembre de 1815 en Tezmalaca, Puebla, por las tropas españolas al mando del Coronel Manuel de la Concha. 

  "Al mediodía del 20 de octubre, los insurgentes, ya en su marcha hacia México, llegaron a un pueblo a las afueras de Valladolid, llamado Charo, donde Hidalgo ordenó que la tropa se detuviera para descansar unas horas. Morelos, enterado de la situación, salió en la madrugada rumbo a Charo, acompañado de un campesino de Nocupétaro. Logró hablar con Hidalgo, le expuso las razones por las que deseaba unirse al movimiento "la independencia que todos los americanos se veían obligados a pretender, respecto a la ausencia del rey, preso en Francia, les proporcionaba la coyuntura de lograr aquélla". En principio, Morelos ofrece a Hidalgo marchar con él hasta México, pero el jefe insurgente le asigna la comisión de levantar tropas en el sur del país, y principalmente, la captura del puerto de Acapulco, un lugar estratégico porque ahí llegaban mercancías de la Nao de China, provenientes de Filipinas, entonces dominio español. Morelos deseaba ser capellán del ejército insurgente y dijo estar pronto a "correr con violencia las tierras calientes del sur". Hidalgo le otorgó el título militar de "General de los ejércitos americanos para la conquista y nuevo gobierno de las provincias del sur, con autoridad bastante". Tras encomendarle su misión, Hidalgo ordenó a las tropas insurgentes proseguir la marcha, al tiempo que Morelos regresó a Carácuaro. Nunca más volvieron a verse". (Wikipedia)

   ¿Cómo se fue dando la noticia de que el 16 de septiembre se había pronunciado Hidalgo en el pueblo de Dolores hasta llegar a Carácuaro en aquel tiempo en donde la comunicación era solamente verbal y el transporte era, en el mejor de los casos, a caballo? Es una buena, enorme distancia la que hay entre Valladolid y Carácuaro, más aun si consideramos lo agreste del territorio, pero la noticia llegó y Morelos enfiló rumbo norte para encontrarse con Hidalgo, obtendría luego su nombramiento y el Sur sería su territorio.

Interrogatorio a Morelos.

  Cuando el general Morelos fue preso, el virrey Calleja deseoso de formar una idea exacta del estado de la revolución para informar a la corte de Madrid, comisionó al coronel D. Manuel de la Concha para que recibiese una declaración del Sr. Morelos arreglándose al interrogatorio siguiente.


Pregunta primera ¿En qué fecha y paraje tomó partido en la rebelión, y si fue por decisión y conocimiento propio, o por comisión, sugestión y persuasión de otras personas expresándolas? 

   Morelos respondió lo siguiente. “Que a principios de octubre de 1810, tuvo noticia en su curato de Carácuaro por D. Rafael Guedéa, dueño de la hacienda de Guadalupe, que se había movido una revolución en el pueblo de Dolores, y que la acaudillaba su cura D. Miguel Hidalgo, quien asimismo supo que marchaba con una reunión sobre la ciudad de Valladolid, con cuyo motivo salió el exponente a informarse de los que obligaban a aquel movimiento; porque ya había advertido que algunos europeos emigraban de Pátzcuaro, Valladolid y demás poblaciones contiguas, temiendo un funesto resultado por las marchas de Hidalgo: Que en efecto encontró a este en la ciudad de Charo después de haber salido de Valladolid, dejando esta ciudad por suya, y con dirección a México; y habiéndole prevenido que lo acompañase hasta Indaparapeo, aquí le aseguró que los motivos que tenía para aquel movimiento o revolución, eran los de la independencia que todos los americanos se veían obligados a pretender, respecto a que la ausencia del rey en Francia les proporcionaba coyuntura de lograr aquella; que á consecuencia admitió el que responde una comisión que Hidalgo le confirió, en que terminantemente decía.... Por el presente comisiono en toda forma a mi Lugarteniente el Br. D. José María Morelos, cura de Carácuaro, para que en la costa del Sur levante tropas, procediendo con arreglo a las instrucciones verbales que le he comunicado.... Que estas fueron, las de que por todos los lugares que pasara se encargara y recibiera el gobierno y las armas que existían, encargando aquel nuevamente al sujeto que lo obtenía no siendo europeo bajo las circunstancias que le parecieran, y que siéndolo le embargase sus bienes para fomento y pago de las tropas; cuya circunstancia debería observar con cualquier europeo que aprendiese, remitiendo su persona a la intendencia más inmediata: Que también le encargó la toma de Acapulco, cuyo objeto como principal le obligó a Hidalgo a darle al exponente la comisión por el rumbo de la costa del Sur. Igualmente le previno Hidalgo, que los europeos habían de ser confinados, dando lugar a los casados para que se reuniesen con sus familias para que cada uno marchase a su tierra, o a una isla que se destinaría. Que tanto por el movimiento de Hidalgo, cuanto por la excomunión que el Sr. Abad y Queipo obispo electo de Valladolid, había expedido en contra de Hidalgo y sus secuaces, le obligó al que declama a verse con este, porque la censura la había publicado y fijado el que responde en su curato de Carácuaro. Que a consecuencia sin haber precedido más que su acción voluntaria, solicitó a Hidalgo, y admitió de él la comisión referida, supuesto que este le aseguró que la excomunión no le comprendía, y que ya España estaba por los franceses.

 A la segunda pregunta que dice. ¿Cuáles fueron las causas o razones que le obligaron a abrazar dicho partido: si estaba convencido de la justicia y legitimidad de ellas, y que pruebas tenia.... Morelos respondió.... 

  „Que con lo que ha expuesto en la antecedente, satisface completamente las que comprende esta; aunque también le pudo mucho para convencerse de la justicia que a su parecer llevaba Hidalgo, la de unas vulgaridades, como eran, que los europeos se iban a echar sobre los eclesiásticos y sus bienes: que también tenían dispuesto apresar con el mayor rigor a los americanos, y degollar hasta ciertas edades a estos, supuesto que por fin los europeos tenían ciertas conexiones con los franceses referentes a entregarles este reino".

Fuente:

Historia militar del General Don José María Morelos, sacada en lo conducente a ella de sus declaraciones recibidas de orden del virrey de México cuando estuvo arrestado en la ciudadela de esta Capital. Suplemento al Cuadro Histórico de la Revolución Mexicana, ó sea la historia militar del general D. José Maria Morelos, sacada literalmente en lo conducente, de la causa que le formó la capitanía general de México. Impreso en la Oficina del Águila. México, 1825. pp. 1-3


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada