lunes, 28 de junio de 2010

Indaparapeo, Michoacán. Cabeza número 32

En esta fotografía que aparece en el Atlas Histórico-geográfico del INEGI podemos ver cual era la Cabeza de Águila original que había en Indaparapeo...


Y nos llevamos la que será la primera gran sorpresa en el recorrido que, con motivo del Bicentenario, estamos haciendo a lo largo de la Ruta de Hidalgo; pues, aquí en Indaparapeo estamos viendo que la Cabeza de Águila no es la original.


Pudo haber sido, como en muchos lugares ha sucedido, que, debido a un accidente de tráfico el monumento fue destruido, al reemplazarlo se tuvo una idea de cómo era la Cabeza de Águila que el maestro Tomás Chávez Morado diseñó, hace ya medio siglo, se incluyó la leyenda LIBERTAD, pero no se logró igualarla. Lo del accidente lo estoy imaginando, ya que al ir a indagar a la Comandancia de la Policía, todos me aseguraron que ese es el monumento original. Como quiera es loable que las autoridades hayan decidido colocar el monumento nuevamente en su lugar, no como ha sucedido en otras localidades en donde, una vez derruido, ni quién se acuerde de él.


De la confusión que nos planteamos en la escala anterior, en Charo, la directora de la Casa de la Cultura de Indaparapeo, Socorro Gámez Vega dice en una entrevista periodística que “No debe confundirse que Indaparapeo es la cuna militar de Morelos, a diferencia de Charo, donde fue el alcance de Morelos e Hidalgo” y lo ratifica al decir que “es valido que cada municipio festeje dicho acontecimiento, pero debe clarificarse que en Charo, Morelos alcanzó a Hidalgo, pero fue hasta Indaparapeo donde se oficializó el encuentro, se hizo la entrevista y Morelos recibió de parte del cura Miguel Hidalgo el nombramiento de general para sumarse al movimiento de Independencia”. (1)


“El encuentro de estos titanes fue breve, pero rindió eterna gloria a la patria. En la entrevista en Charo e Indaparapeo, Morelos quedó convencido de la justicia del movimiento por la independencia, con la explicación-cátedra que le diera su ilustre maestro.


El 20 de octubre de 1810, a sólo treinta y cuatro días del estallido de Dolores, Hidalgo entrega a Morelos, en Indaparapeo lo único bagaje de guerra, el siguiente nombramiento: "Por el presente comisiono en toda forma a mi lugarteniente el bachiller don José María Morelos, cura de Carácuaro para que en la costa del sur levante tropas, procediendo con arreglo a las instrucciones verbales que le he comunicado"


Aquellas instrucciones eran las de atacar el puerto de Acapulco, organizar el Ejército del Sur y una vez lograda la victoria, proceder al establecimiento de un nuevo gobierno. (Romero Flores, 1965)”. (2)


Regresó a Charo, y "...salió Morelos de esta población / acompañado de su solo criado, y llevando por todo armamento una escopeta de dos tiros y un par de trabucos. Tales fueron sus primeros elementos de guerra". (Zárate, 1964, p. 15).


El futuro caudillo volvió a Valladolid y se presentó en la Mitra a su prelado, el conde de Sierragorda, para pedir licencia y ausentarse de su curato, por tener que marchar a cumplir la comisión conferida por Hidalgo "...me paso con violencia a correr las tierras calientes del sur... y siéndome preciso no perder un minuto, lo participo..." El oficial mayor de la Mitra contesta, concediendo a Morelos lo que pedía. (Romero Flores, 1965, p. 27-28).


El 21 de octubre de 1810 Morelos abandonó su entrañable ciudad y se dirigió a Carácuaro y Nocupétaro, logrando organizar un pequeño ejército seleccionado. Con 16 individuos armados se dirigió a Huetamo, donde ya contó con 294 hombres de a pie y 50 de a caballo”. (2)


En El Aguacatillo, el 17 de noviembre, a menos de un mes del inicio de su lucha, el ilustre caudillo lanza su primer bando, revelador de su pensamiento avanzado, por las siguientes palabras que asienta: "…hago público… el establecimiento del nuevo gobierno por el cual, a excepción de los europeos todos los demás avisamos, no se nombran... indios, mulatos, ni castas, sino todos generalmente americanos. Nadie pagará tributo, ni habrá esclavos… y todos los que los tengan, sus amos serán castigados. No hay cajas de comunidad, y los indios percibirán las rentas de sus tierras como suyas propias… Anula, además, las deudas de los americanos a los europeos, pero no la de éstos con los primeros, conserva el estanco del tabaco para sostener sus tropas y establece que los empleos no los pueden obtener los ultramarinos. (Torre Villar, 1980, p. 69). (2)


Se dice que la entrevista de Morelos e Hidalgo, fue en el antiguo Mesón El Nazareno, hoy Portal Morelos del centro de Indaparapeo y en una foto de hace algunos años, que aparece en el Atlas Histórico-biográfico del INEGI, se ve claramente que allí se encontraba la estela original… ¿Qué pasó con ella? Quizá alguien de Indaparapeo nos lo llegue a comentar.


Fuentes:


1.- Hurtado Gómez, Ignacio. “Indaparapeo, es la cuna militar de Morelos, aclaran”. Periódico Cambio de Michoacán. Jueves 24 de Junio de 2010

http://65.99.205.119/vernota.php?id=128078


2.- José María Morelos y Pavón. Atlas Histórico – Biográfico. INEGI. México, 1985.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada