miércoles, 2 de abril de 2014

De cuando los restos de Hidalgo estaban en la Catedral Metropolitana.

    La idea de este blog fue, originalmente, realizar el recorrido de la Ruta de Hidalgo que, de acuerdo a lo estudiado en 1960, cuando el Sesquicentenario del inicio de la guerra de Independencia, dio por resultado la creación de la Estela coronada con una Cabeza de Águila, creado por el artista plástico José Chávez Morado, el recorrido lo pude hacer, 75% físicamente, el resto a través de todo lo que me fue posible, especialmente usando la tecnología que nos ofrece Google Maps. De allí me surgió una inquietud, más bien dos, una, documentar todos los monumentos que al Padre de la Patria se le han levantado en México, la otra, hacer el recorrido que, por un lado la cabeza del cura Hidalgo, por otra el resto de su cuerpo, siguió por ya dos siglos.

   Sabemos bien que, luego de ser fusilado, un indio tarahumara, al que le pagaron 30 pesos, cortó la cabeza de Hidalgo y fue colocada en una caja con sal. La escena macabra incluía otra caja, quizá otras cajas, en donde estaban otras tres cabezas, las de Allende, Jiménez y Aladama, serían enviadas a Guanajuato para "el escarmiento de otros".

   Comenzaba el año de 1821, el inminente triunfo del ejercito libertario era más que notorio, una de las primeras decisiones que se tomaron fue la de dar cristiana sepultura a esas cabezas, pasaron así al cementerio de San Sebastián, luego serían llevadas a la ciudad de México, en donde, unidas a sus cuerpos, en todo caso a los restos que había de ellos, fueron colocadas en un nicho, solo que, se revolvieron con los del último virrey de Nueva España, Juan de O'donojú. Él no fue en realidad Virrey, su cargo era el de  Jefe político superior de la provincia de Nueva España, desembarcó en Veracruz el 3 de agosto de 1821, veinte días después llegaba a Córdoba para firmar los tratados, antecedente a la Consumación de la Independencia de México.

    "El 8 de octubre de 1821, mientras se encontraba en Ciudad de México, Juan O'Donojú murió de forma súbita a la edad de 59 años, diagnosticado de pleuresía, aunque también se dijo que pudo haber sido envenenado. Fue sepultado con honores de virrey en la catedral de México". (1) Luego todo caería en el olvido, hasta que, casi por concluir el siglo XIX, un reporter, como se le conocía a los periodistas en ese tiempo, descubre los huesos revueltos y olvidados de los héroes.

   Serían entonces trasladados y exhibidos en uno de los altares laterales de la Catedral Metropolitana, el dedicado a San José.





 Son muchos los artículos que he publicado sobre los restos de Hidalgo, allí doy cuenta de todos los traslados que de los restos se han hecho, si te interesa leerlos, verás un poco más abajo la etiqueta que dice RESTOS, pulsa allí y los podrás ver todos.

Fuentes:

1.- Wikipedia.

Las fotografías que aparecen aquí, las he tomado del libro: Reseña histórica y descriptiva de la ciudad de México. Jesús Galindo y Villa. Imprenta de Francisco Díaz de León. México, 1901. pp.136-143.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada