sábado, 3 de septiembre de 2011

Disertación sobre una Cabeza de Águila.

Dentro de poco estaremos celebrando el CCI aniversario del inicio de la guerra por la Independencia, por lo tanto 51 años de que fueron colocadas las estelas de Cabeza de Águila que bien sabemos fueron diseñadas por un guanajuatense, de Silao, el maestro Tomás Chávez Morado. El diseño no fue solo la cabeza en sí, sino todo el conjunto, esto incluye el pedestal que estaba perfectamente equilibrado para darle la fuerza de la línea ascendente que seguramente imaginó al plasmarla en el papel y que, al recorrer la Ruta de Hidalgo vemos, en donde aun sobreviven la original, que la idea fue esa, una escultura con movimiento, con sentido, diseñada, coherente, pensada.

Vimos a lo largo del recorrido que a pie y caminando hicimos por buena parte de la República, evitamos los estados del norte, en buena medida por falta de recursos pero, más bien, temerosos a los acontecimientos negros que, se dice, se dan por allá. Por lo tanto fue más por "oídas" que supe que en esa parte norte en ocasiones las estelas ni siquiera se colocaron cuando se ejecutó el proyecto y que, en el caso de Durango, se encontraron a dos de ellas aun, en su paquete, esperando, luego de 50 años ser colocadas en el lugar asignado. En el estado de Guanajuato se tuvo la buena idea de colocar las estelas en donde, por vandalismo o por falta de interés (que es lo mismo al fin), las estelas de Cabeza de Águila serían reemplazadas por las nuevas, solo que, como lo vemos, el diseño dista mucho del original.

Al llegar a este punto, Valle de Santiago, encontramos que la Cabeza de Águila número 19 fue colocada nuevamente en el lugar en donde debió haber estado desde hace 51 años. Recordamos que el cura Hidalgo venía de la sangrienta toma de Granaditas y se dirigía a Valladolid y durmió, creo que por primera vez una noche completa luego de que corriera la sangre por Guanajuato, en la casa del portal que así marca aquel acontecimiento la noche del 10 de octubre de 1810.

Pero también recordamos que el "cura bribón" (así le decía Allende), pasó nuevamente por aquí, por Valle de Santiago, luego de la derrota de Aculco, esto sería el 11 o 12 de Noviembre, pues para el 13 ya estaba en Valladolid y luego se daría el otro sangriento suceso, el de los degüellos, por lo tanto esta Cabeza de Águila sería la número 93. Valle de Santiago es de las pocas poblaciones que fueron testigos dos veces del paso del cura Hidalgo al inicio de la guerra por la Independencia. Pero... ¿que vemos? mejor dicho ¿que leemos? sí Revolución. Entonces esta no es una Estela de Cabeza de Águila, es un monumento a la Revolución.

Pero viendo a detalle este monumento, encontramos que está el busto de Lázaro Cárdenas, supongo que la razón es que él en 1933 o 34 fue quien mandó construir la carretera pavimentada Salamanca-Morelia, por lo tanto Valle de Santiago fue entonces que contó con una vía de comunicación más rápida con el resto del país, pues la legendaria "Burra", es decir, el tren, ya no era tan veloz como lo eran los vehículos de cuatro ruedas. Entonces este es un monumento a Lázaro Cárdenas.

Pero de este lado dice (o decía) Independencia, entonces es un monumento a la Independencia. Mejor digamos que es un monumento tripartito a tres momentos de la historia de México: La Independencia, la Revolución y al Cardenismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada