lunes, 11 de julio de 2011

1895, traslado de los restos de Hidalgo a la Capilla de San José

Esta vez, ya en pleno porfiriato los restos de Hidalgo y los principales iniciadores de la Independencia son trasladados una vez más; durante cinco días estarían siendo reverenciados, el 25 de julio de 1895 es sacada la urna con los restos y son enviados al Cabildo de la ciudad, el dibujo que vemos es de la época y nos da idea de como fueron expuestos, para el día 30 son trasladados a la plaza de Santo Domingo, lugar donde se efectuó "una brillante ceremonia" y luego son llevados para la Catedral, siendo depositados en la Capilla de San José.

"Los restos de los héroes de la Independencia que se hallaban en la cripta del altar de los Reyes en la Catedral, se encontraban en un estado deplorable por lo húmedo. El 25 de julio de 1825, el gobierno ordenó fueran exhumados y se les levantara una urna en la Capilla de San José de la misma Catedral. Mientras tanto, los restos de los libertadores fueron conducidos con todos los honores al Salón de Cabildos del Ayuntamiento, donde se instaló una capilla ardiente; la muchedumbre invadió el edificio y la cámara mortuoria, teniendo que imponerse la policía para establecer el orden.


La mañana del 30 fueron llevados a la ex Aduana de Santo Domingo donde se efectuó una brillante ceremonia fúnebre, bajo la presidencia del Primer Mandatario general Porfirio Díaz, su gabinete y altos funcionarios públicos. Terminando el acto y a los acordes del himno nacional, los restos fueron conducidos por cuatro oficiales y dos particulares hasta la Capilla de San José donde fueron colocados en el pequeño monumento que guarda a la urna. Momentos después el general Porfirio Díaz y su comitiva depositaron una ofrenda floral. " (1)


El dibujo que vemos, apareció en el diario El Universal el 14 de mayo de 1893, dos años antes de que se hiciera el cambio de los restos al Altar de San José. En buena medida los reportajes que el periodista Ángel Pola escribiera para dicho diario, "Visita a la cripta de la catedral", "Los restos de los Insurgentes", "El cráneo de Hidalgo", fueron los detonantes para que se les pusiera nuevamente atención a los restos que, según lo notó Lucas Alamán, estaban en desorden y, al parecer, saqueados y es él, Alamán junto a José María Andrade que costean una urna de cedro, forrada de terciopelo para colocar allí los restos. Este hecho lo daría a conocer el periodista en sus notas.


Nuevamente en 1881, el 2 de septiembre, se vuelve a decir de estado que guardan los restos. Si consideramos el hundimiento de la Catedral, y el ambiente húmedo que priva en la cripta, era de esperarse que una vez más los restos se encontraran en mal estado, al respecto Salcedo Zarco escribe: "El regidor Pablo de Lascurain informa a sus compañeros regidores que la urna de madera en que se trasladaron los restos de los héroes de la Independencia está en pésimo estado "por las injurias del tiempo la tapa ha desaparecido, y se muestran desnudos al espectador los cráneos de los héroes así como todos los demás despojos. No hay una lápida que los conmemore y su existencia en nuestro gran templo es un misterio para muchos. Considera que se les debe dar sepultura provisional en el Panteón de los Hombres Ilustres mientras en el mismo lugar se les construye un mausoleo adecuado". (2)


Se haría luego el traslado que al principio de esta nota vimos, pero se vuelve a plantear la necesidad de que sean pasados a la Rotonda de los Hombres Ilustres que 1872 el entonces presidente Sebastián Lerdo de Tejada había mandado construir para conservar la memoria de los hombres más destacados de la nación, quizá es entonces que se concibe la idea de tener los grandes monumentos del Panteón de los Héroes y la Columna de la Independencia pues para el 8 de agosto de 1895 J. M. Bandera, seguramente presbítero de la Catedral hace una petición al Ayuntamiento "para que los restos de los héroes pase de manera interina a la capilla de San José en tanto se llevan "en definitiva a la Rotonda de los Hombres Ilustres en el panteón de Dolores", misma que fue aprobada por el ayuntamiento, pero con la nota "o en el lugar que elija el Gobierno". (3)


Fuente:



1.- Casasola, Gustavo. 6 siglos de historia gráfica de México. Editorial Gustavo Casasola. México, 1982.

2.- Salcedo Zarco, Carmen. Apuntes para una historia de los restos mortales de los Héroes de la Independencia. INEHRM. México, 2009.


3.- Salcedo Zarco, Carmen. idem


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada