viernes, 15 de abril de 2011

Y... las mujeres de Nuevo León también participaron en la guerra de Independencia.

En esta labor que nos hemos hechado a cuestas, de rescatar el mayor número posible de nombres, apodos, o relaciones con alguno de los Insurgentes, que en este mundo machista solo se han documentado las participaciones masculinas durante la guerra por la Independencia de México, siendo que la guerra se hizo a la par, hombres y mujeres participando activamente por la emancipación. Agregaré que también hubo ninos, más allá del mejor conocido de todos, Narciso Mendoza, el llamado "niño artillero" fueron muchos que, siguiendo a sus padres participaron, de algún modo en este episodio de la historia nacional.

Lo que hoy nos ocupa lo encontré en un particular libro publicado en Monterrey en la modalidad de comic, en donde se da cuenta de una episodio no del todo conocido, es decir, no muy difundido que, como sucede con buena parte de los capítulos de historia nacional, se quedan como referentes locales, siendo que su importancia es nacional. Lo que leí fue esto: "Este fue el caso de 70 mujeres -cuyos nombres desconocemos- que el 16 de julio de 1813 se enfrentaron a los realistas en el río Pilón, todas eran "sirvientas y cocineras" y las que no murieron fueron seriamente castigadas". Esta historia nos remite a lo sucedido en Monterrey días antes, cuando hubo un enfrentamiento entre Insurgentes y realistas en donde destaca, como punto referente, la activa participación del héroe tamaulipeco Bernardo Gutiérrez de Lara.

En Monterrey sucede que, luego de ese enfrentamiento el aparentemente único cañón existente y que pertenecía al lado realista, es tomado por los Insurgentes y llevado fuera de allí, rumbo a un paraje denominado La Chorreada, lugar en el cual, aparecen estas que bien podríamos catalogar como las amazonas neoleonesas. Era la mañana del día 16 de julio de 1813, los realistas llevaban dos semanas persiguiendo a los insurrectos que, aunque en retirada, cada vez eran más. Uno de los espías avisó al teniente Vivero, al mando realista, sobre la salida de Pesquería rumbo a La Chorreada, de José de Herrera, su alférez auxiliar, Perales y Policarpo Verástegui, todos ellos asignados por Gutiérrez de Lara para incursionar en el Nuevo Reino de León y Coahuila; se menciona que también el Indio Doroteo los acompañaba. El coronel Timoteo Montañez fue notificado y decidieron ir tras ellos. Al mediodía fueron divisados por el rumbo de La Chorreada, a las orillas del río Pilón. Habían colocado allí el cañón que Leandro de la Cruz había capturado durante la incursión en Monterrey; la caballería se dividió en cuatro y al centro había muchos de a pié, resguardando el cañón. Fue entonces que aparecieron con una bandera roja muchas mujeres, se dice que setenta. La mayoría montadas a caballo y todas armadas. La abanderada se adelantó y arengó a los realistas con voz tan fuerte que, dicen, retumbó en la cañada diciendo: "Hermanos y compatriotas, únanse a las fuerzas americanas, no sean ingratos con quienes luchamos por salvar a la patria!".

Montanio las atacó ferozmente, la batalla fue descarnada, pudiendo los realistas llegar a la punta de la loma y recuperar el cañón. Las mujeres gritaban ensordecedoramente, peleaban valientemente infundiendo miedo a sus enemigos, parecían unas verdaderas amazonas, valientes y disididas. Muchas cayeron luchando y otras fueron capturadas. la batalla se prolongó por casi tres horas con resultado favorable a los realistas y un saldo trágico: 52 muertos y 25 prisioneros. 177 caballos y 73 monturas fueron confiscadas y el cañón fue tomado, de nueva cuenta, por los realistas.

Tocará a las futuras generaciones de mexicanos seguir navegando más a profundidad en el tema de la participación de las mujeres en la Independencia, con el fin de ir recuperando más historias de su participación, más nombres y apellidos, apodos también, pero dejar de seguir mencionando que era la esposa, concubina o amasia de alguien de que, por ser del género masculino, se sabe su nombre. Las mujeres valientes tienen y han tenido nombre, démoslo a conocer.




Fuente:

Espinosa Morales, Lydia. Episodios de la Independencia en Nuevo Reino de León. Fondo Editorial Nuevo León. Monterrey, 2010.




Enlaces:

Para entender mejor esta historia, te recomiendo entrar en el siguiente sitio:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada