jueves, 28 de abril de 2011

Y... Cuántos eran los que iba a Chihuahua?



Según el parte oficial fueron detenidos 893 Insurgentes, todos ellos trasladados de Norias de Baján a Monclova, allí se hizo una selección. Se determinó que los de alto rango irían para su juicio a Chihuahua, los clérigos y sacerdotes a Durango, muchos de ellos fueron ejecutados en Moncolova y del resto no sabemos nada.

Contrario a lo que pensaba, el contingente que partió de Monclova, según algunos el 31 de marzo, según otros el día 24, no fue tan numeroso, pues allí fueron remitidos solamente veintiocho personas, incluidos los seis clérigos y los cuatro religiosos, serían separados éstos últimos en la Hacienda de San Lorenzo. Consecuentemente el camino desde la Hacienda de Hornos hacia Chihuahua lo harían catorce rehenes. De los diez que iban a Durango no tenemos ninguna duda de quienes eran, conocemos sus nombres. De los catorce jefes Insurgentes, solo contamos con el nombre de algunos de ellos, según los enlista el historiador neoleonés don Isidro Vizcaya Canales.‎ en su libro En los albores de la Independencia: Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Juan Aldama, Mariano Jiménez, Pedro de Aranda, Manuel Santamaría, Francisco Lanzagorta y Juan Bautista Carrasco; ocho en total, no menciona el nombre de los otros seis. Menciona que tiempo después, sin especificar cuando con exactitud, otro grupo de personas fueron remitidas también a Chihuahua, pero esta vez por la ruta norte, la cual partía de Monclova hacia Santa Rosa, luego al presidio de Bavia, el presidio de San Vicente, el presidio del Norte para llegar finalmente a su destino. En este grupo especifica once nombres, que sumados a los catorce que se dice llegaron por el camino largo del sur, tenemos que los remitidos a Chihuahua fueron 25, pero, en la relación que al virrey Venegas le envían el 2 de agosto de 1811 con la lista completa de los rehenes se haba de un total de 30.

"Chihuahua, agosto 2, 1811.


Excelentísimo señor.- De los reos cabeza de la insurrección de éste reino que por las tropas y vecindario de Coahuila, fueron aprehendidos en el paraje de las Norias de Baján se condujeron cuarenta a esta provincia, y habiendo desde luego a las inmediaciones del pueblo de Parras separándose diez eclesiásticos, seculares y regulares, para llevarlos a Durango, los treinta restantes se trasladaron a esta villa, donde juzgados en los términos respectivos y que me trato vuestra excelencia en oficios de 24 de abril último, han sido sentenciados a la pena del último suplicio que sufrieron veintidós de los referidos reos, a la del presidio ultramarino seis de ellos y los dos restantes aun se hallan sumariando por delaciones inexecrables que han ofrecido sus causas, según demuestra la adjunta relación". (1)

A fin de hacer más entendible la lista que estaremos repitiendo continuamente, en esta ocasión los anotaremos por grupos, según la pena a la que purgaron:


Fusilados:


1.- Miguel Hidalgo, Ex generalísimo.

2.- Ignacio Allende, Generalísimo

3.- Mariano Jiménez, Capitán General

4.- Juan Aldama, General

5.- Manuel Santa María, Mariscal

6.- Nicolás Zapata, Mariscal

7.- Francisco Lanzagorta, Mariscal

8.- Vicente Valencia, Director de Ingenieros

9.- Onofre Portugal, Brigadier

10.- Juan Bautista Carrasco, Brigadier

11.- José Santos Villa, Coronel

12.- Pedro León, Mayor de Plaza

13.- Ignacio Camargo, Mariscal

14.- Mariano Hidalgo, Tesorero y Brigadier

15.- Agustín Marroquín, Capitán

16.- Luis Mereles, Coronel

17.- Juan Ignacio Ramón, Brigadier

18.- Trinidad Pérez, Alférez

19.- Ventura Ramón, Capitán

20.- Lic. José María Chico, Presidente de Guadalajara

21.- Manuel Ignacio Solís, Intendente de Ejército

22.- José Plácido Morrión (no se especifíca el grado)


Sumaria:

23.- Lic. Ramón Garcés, Regidor de Zacatecas

24.- Lic. Manuel Garcés, Intendente de Zacatecas




Presidio:


25.- Pedro Aranda, Mariscal

26.- Mariano Abasolo, Mariscal

27.- Jacinto Norona, Capitán

28.- Carlos Martínez, Teniente

29.- Ignacio Maldonado, Soldado

30.- Andrés Molano, Coronel (2)


Don Isidro Vizcaya no menciona en que grupo, si el del sur o el del norte, iban los muy allegados al cura Hidalgo, como su guarda espaldas Agustín Marroquín, o el que lo acompañaban desde Dolores y que era el músico mayor de la banda que Hidalgo mantenía desde su curato en San Felipe Torresmochas, José Santos Villa; seguramente fueron parte del primer grupo remitido, es decir, por la ruta larga, la que ahora conocemos como la Ruta de Hidalgo 1810-1811.

"El primer grupo de prisioneros estaba formado por veintiocho personas e incluía a los principales caudillos: don Miguel Hidalgo, don Igancio Allende y don Juan Aldama, así como cuatro religiosos y seis clérigos. De las personas que figuraron prominentemente en los acontecimientos de las Provincias Internas de Oriente iban don Mariano Jiménez, don Pedro de Aranda, don Manuel Santamaría, don Francisco Lanzagorta y don Juan Bautista Carrasco. A pesar de que el comandante general senalaba que debía seguirse la ruta del norte, pues era más segura por cruzar una región casi despoblada, a este grupo se le envió por la ruta del sur, esto es, de Monclova a la Hacienda de San Lorenzo cerca de Parras y de ahí a Álamo de Parras. El comandante de la escolta era don Manuel Salcedo, y de este último lugar, se separó a los cuatro frailes y seis clérigos mandándolos a Durango escoltados por veinte hombres de tropa bajo las órdenes del Teniente segundo de la Compañía Volante de Lampazos, don Juan de Castañeda.

"Algún tiempo después se envió a Chihuahua otro grupo de personas, don Juan Ignacio Ramón, don Andrés Molano, don Trinidad Pérez, don Ventura Ramón, don Manuel Ignacio Solís, don José Plácido Monzón y los licenciados Ramón y Manuel Garcés y José María Chico. La escolta que condujo a estos prisioneros iba al mando del alférez José Alzate, y siguió la ruta del norte: Monclova, Santa Rosa, los antiguos presidios de la Bavia y San Vicente, y de este último al Presidio del Norte y Chihuahua.

"En Monclova fusilaron a los coroneles Francisco Macarenas, Luis Gonzaga Malo, Ignacio Domínguez y Pedro Navarro y también al licenciado Ignacio Aldama, a fray Juan de Salazar y a fray Juan Bautista Casas. Los tres últimos fueron trasladados de San Antonio de Béjar a ésta villa. Fray Juan de Salazar "se quejaba de que lo trajeron atravesado en un caballo, haciendo jornadas de día entero y parte de la noche... introduciéndolo a los poblados a vsita de todo el mundo, y en Monclova el día domingo, y hora en que sus habitantes tomaban el fresco de la alameda". Juan Bautista Casas fue fusilado el 3 de agosto de 1811 y fray Juan de Salazar el 28 de octubre.

"El total de Insurgentes enviados a Chihuahua fue de treinta, dieciocho del grupo original, tres que se agregaron de los tomados prisioneros en la batalla de Puerto Piñones y nueve que fueron remitidos posteriormente. De todos estos, veintitrés fueron pasados por las armas y siete condenados a presidio. Resulta extraño que hayan mandado a Chihuahua tres de los prisioneros tomados en la batalla del Puerto de Piñones: Jacinto Norona, Carlos Martínez e Ignacio Maldonado, pues el grado de estos era muy bajo, el primero capitán, el segundo teniente, y el tercero solo soldado. También entre los enviados de Monclova en el segundo grupo iban varios individuos de baja graduación: el alférez Trinidad Pérez, el capitán Ventura Ramón y don José Plácido Monzón, quien parece no haber tenido grado militar, pues simplemente se anotó al lado de sus nombres: "rebelde seductor de Coahuila". Los tres fueron pasados por las armas". (3)

Las pequeñas discrepancias que nos brotan son debido a que de los dos que estaban en sumaria, uno de ellos, Ramón Garcés, fue fusilado al anio siguiente, el 6 de junio de 1812 y su primo, Manuel Garcés, fue remitido a presidio. Hay documentos en que el nombre de Monzón aparece como Morrión y al parecer son dos personajes los existentes que llevaron el nombre de Ventura Ramón. Tampoco se detalla la fecha en que fueron pasados por las armas estos tres últimos personajes: Trinidad Pérez, Ventura Ramón y José Plácido Monzón; de las fechas de los fusilamientos daremos cuenta más adelante. El punto al que hoy quiero llegar es a visualizar el penoso contingente que cruzaba del actual estado de Durango al de Chihuahua, enfilando rumbo al Río Florido, 24 soldados realistas custodiando a otro tanto de rehenes, quizá varios montados en el mismo caballo, tal vez algunos a pie, de esos detalles no sabemos mucho, lo que sí es que ese grupo debió haber sido contrastante y macabro. Los uniformes rojos y azul de unos, marcaban aun más la casi desnudez y suciedad de los rehenes... el polvo... el calor... la sed... el hambre... las emociones encontradas... las ideas dilatadas y el eminente paredón de fusilamiento como meta final.

Fuentes:

1.- Hernández y Dávalos Juan E. Colección de documentos para la Historia de la Guerra de Independencia. Tomo I. Número 20 http://www.pim.unam.mx/catalogos/juanhdzt1.html

2.- Hernández y Dávalos Juan E. Colección de documentos para la Historia de la Guerra de Independencia. Tomo I. Número 21 http://www.pim.unam.mx/catalogos/juanhdzt1.html

3.- Vizcaya Canales, Isidro. En los albores de la Independencia. Las Provincias Internas de Oriente durante la insurrección de don Miguel Hidalgo y Costilla, 1810-1811. Fondo Editorial Nuevo León. Monterrey, 2005.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada