lunes, 18 de abril de 2011

Lo que pasaba en la ciudad de México cuando Hidalgo iba prisionero rumbo a Chihuahua.

Toda historia siempre lleva dos versiones, una la de los derrotados, la otra la de los vencedores, en este caso veremos hoy lo versión de estos segundos, los realistas que además de haber vencido el 17 de enero en Puente de Calderón, ahora consumaban su victoria al haber aprehendido a los principales jefes del movimiento insurgente en Acatita de Baján el 21 de marzo de 1811. Sabemos que luego del prendimento fueron tratados en condiciones infrahumanas durante la semana que permanecieron prisioneros en Monclova, luego iniciarían el largo peregrinaje que los llevaría a cruzar el actual estado de Coahuila para luego enfilar rumbo norte hacia Chihuahua. La Semana Santa coincidiría con las manifestaciones de júbilo que se vivieron en la ciudad de México cuando llegó allá la noticia de la aprehensión de 893 Insurgentes, entre ellos Hidalgo, Allende, Aldama y Jiménez. Al respecto, Lucas Alamán comenta:

"El virrey hizo solemnizar el suceso con salvas de artillería y repiques de campanas; más como no se habían recibido pormenores algunos ni otra cosa que el aviso de Ochoa, todo era dudas y confusiones y los afectos a la revolución no daban crédito a lo que se decía, no pudiendo acabar de persuadirse que Allende e Hidalgo, cuyas desaveniencias eran poco conocidas en la capital, se hubieran podido exponer a un suceso tan desgraciado, confiados a tropas de incierta fidelidad, llamando la atención con tan numerosa caravana y excitando la codicia con tantos caudales..." (1)

Por otro lado leemos que "el 8 de abril de 1811, Lunes Santo, en la capital de la Nueva España se tuvo conocimiento de la aprehensión de los principales Insurgentes. El 13 de abril el virrey Venegas ordenó que los prisioneros fueran juzgados por un Consejo de Guerra y que la sentencia fuera ejecutada sin pérdida de tiempo. Temía que la dilación de esta providencia o la traslación de los reos a otros parajes, podría ser contraproducente. Asimismo se dispuso que sus cabezas "sean fijadas en las poblaciones donde ejecutaron sus primeros crímenes, o brotó la insurrección". (2)

Al analizar estas fechas nos damos cuenta de que el virrey, de acuerdo a la tradición de la época y ante la importancia de la celebración de la Semana Santa, como tiempo de recogimiento y reflexión, dejó en el escritorio la importante noticia y dejó pasar la semana, para que el Sábado de Gloria, el 13 de abril de 1811, diera la instrucción de que les fueran cortadas las cabezas a los cuatro principales jefes insurrectos.

Todo esto nos conduce a pensar el modo en que viajaban los Insurgentes aquel 21 de marzo, se dice de varios coches, una docena de ellos, en donde viajaban los principales jefes, los religiosos y las mujeres. "El primer en caer fue fray Gregorio de la Concepción, después el primer coche, en el que viajaban fray Pedro Busatamante y cuatro personas más: luego un oficial de apellido González, juntamente con sus hombres. El oficial murió al querer iniciar la defensa; siguieron otros dos carros con familias y religiosos que fueron aprehendidos y atados sin dificultad. En el cuarto carro iba don Mariano Hidalgo, que también fue hecho prisionero". (3)

Vendría luego el carro donde viajaban Allende, Jiménez y Arias, entre otros, se daría el incidente en que éste último quedaría mal herido y moriría en la noche, mientras que el hijo de Allende, Indalecio, fallecía en ese lugar, junto con 39 personas más, de los cuales solo se sabe el nombre de un tal González. "Al día siguiente, el 22 de marzo, la caravana de prisioneros en la que iban los primeros y principales caudillos, atados con las manos a la espalda, los pies unos con el el otro y montados a "mujeriegas" sobre mulas, salió hacia Monclova. Y de ahí el 26 hacia Chihuahua (hay autores que dicen fue el 31 de marzo cuando salieron de Monclova), el brigader Nemesio Salcedo ordenó que fueran separados los ecelesiásticos, con la única excepción del cura Hidalgo, de los demás reos, para ser trasladados a Durango, y siguió con los demás por el río Nazas, el Bolsón de Mapimí, pueblos y rancherías hasta por fin llegar el 23 de abril, después de un viaje de casi un mes a lomo de mula..." (4) Interesante será saber los nombres de los prisioneros, eso listado lo veremos en el siguiente artículo.




Fuentes:

1.- Alamán, Lucas. Historia de Méjico. Bibilioteca Virtual Antorcha.

2.- Flores, Imer B. Las proclamas y proezas de los primeros caudillos de la Independencia: La causa de Ignacio Allende, y los casos de Juan Aldama y José Mariano Jiménez. Biblioteca Jurídica.org

3.- Estrada Barrera, Enrique. Hidalgo: excomulgado y fusilado en Chihuahua. Periodistas en Línea.org

4.- Flores, Imer B. Op. cit.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada