miércoles, 20 de abril de 2011

Cabezas de Águila en el municipio de Lerdo, Durango. Números 229, 230 y 231.

En la foto vemos la Cabeza de Águila correspondiente a la actual Ciudad Lerdo.


El recorrido que estamos haciendo por el estado de Durango, al igual que el de Coahuila, no me fue posible hacerlo físicamente, sin embargo en esta región, la del municipio de Lerdo, he contado con el apoyo de su Cronista, José de Jesús Vargas Garza, quien me confirma la existencia de una sola Cabeza en el municipio, en el ángulo nor-poniente de la Plaza Principal.

Según los datos que he ido recabando la Ruta de Hidalgo tocó los siguientes puntos:

229 Rancho de San Fernando de la Laguna, actual Ciudad Lerdo.

230 Rancho de San Isidro en el actual municipio de Lerdo

231 Rancho de Los Jacales en el actual municipio de Lerdo

Martes 9 de abril de 1811 "Llegan al Rancho de San Isidro Labrador, asegurando unos que de aquí enviaron a Durango siete prisioneros: Mariano Balleza, Igancio Hidalgo, Bernardino Conde, Pedro Bustamante, Carlos Medina, Ignacio Jiménez y Gregorio Melero Piña, que van escoltados por 25 dragones al mando del teniente coronel Pedro María Allende Zaavedra, quedando el resto a cargo del felón Igancio Elizondo. Ambos grupos salen a las seis de la mañana. El primero a la ciudad de Durango y el segundo a la ciudad de Chihuahua, conducido por Elizondo. Otras informaciones afirman que la separación anterior se hizo en Mapimí. De San Isidro se prosigue la marcha al Real de Mapimí, tocando antes un sitio denominado "Jacales", según la versión de Illarramendi Fierro, quien asegura que este mismo día llegó a Mapimí."

"Arnulfo Ochoa Reyna, Inspector General de la región de Durango de la SEP, en su estudio histórico dice que los prisioneros conducidos a Durango fueron fusilados por la espalda en un lugar denominado San Juan de Dios, que se encuentra a poca distancia de la población, con las ropas que traían a excepción de los que tenían carácter religioso a quienes se les ejecutó sin los vestidos talares por haberse dificultado su degradación y para no castigar también, con ellos a las sagradas vestiduras. Salvándose de estas ejecuciones fray Gregorio de la Concepción (de nombre de nacimiento: Gregorio Melero Piña), quien fue enviado a España, no permitiéndosele volver sino hasta después de consumada nuestra Independencia." (1)

Debemos agregar solamente que este comentario que hace el profesor Jiménez sobre la ejecución de los clérigos en la hacienda de San Juan de Dios, se hizo el 17 de julio de 1812 ya que los trámites para su degradación fueron largos y complicados.


Fuente:

1.- Jiménez de la Rosa, Felipe. Ruta de Hidalgo 1810-1811. Lápiz y Papel de México. México, 1960.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada