miércoles, 16 de febrero de 2011

Salinas del Peñón Blanco, San Luis Potosí. Cabeza número 163

Gracias a la colaboración de varias personas, en este caso el profesor Federico Guzmán y el Lic. Rafael Reyes, hemos podido documentar cabalmente las estelas de Cabeza de Águila en algunos lugares en donde no me ha sido posible llegar. Estamos en Salinas del Peñón Blanco, conocido actualmente como Salinas Hidalgo, San Luis Potosí.

Finalmente llegamos frente a la primera estela de Cabeza de Áuguila, la correspondiente a Santa María de las Salinas, que ahora lleva el nombre de Salinas Hidalgo, en el estado de San Luis Potosí. La cabeza, como sucede en muchos otros sitios ha sido pintada, resaltando los colores patrios y delineándole los ojos.
.
El que los españoles hayan descubierto las minas de Zacatecas fue todo un prodigio, pero el que tuvieran en una mediana cercanía, a unas tres o cuatro jornadas de distancia las salinas del Peñón Blanco fue, definitivamente una bendición, ya que en el siglo XVI y los siguientes, el proceso de extracción implicaba el uso de dos elementos indispensables, uno el azogue, el otro el cloruro de sodio, es decir, la sal.

El azogue era obtenido en otras minas, una de ellas en el gran tunar, lo que hoy es Mineral de Pozos, en el estado de Guanajuato, esto y la sal eran llevados a las prósperas minas de Zacatecas para de allí sacar la plata que luego recorrería el Camino Real, en la llamada Ruta de la Plata, pero en esta ocasión Hidalgo iba en pos de llegar al país del norte, a la Federación Norte Americana.

Es el 8 de febrero de 1811 cuando el cura Hidalgo en una especie de avanzada pasa por esta zona, las rencillas seguían vigentes entre él y Allende. Hidalgo seguía apareciendo ante el público como el cudillo al frente del movimiento, la realidad era otra, Hidalgo había sido ya destituído, esa feria de vanidades se acercentaba y se hacía patente día a día, cuando se cruzaba el desolado altiplano potosino.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada