lunes, 28 de febrero de 2011

El Salado, municipio de Vanegas, San Luis Potosí. Cabeza número 173

Estamos en la parte más norteña del altiplano potosino, prácticamente a la entrada del desierto, la constante desde ahora será la carencia de agua. En avanzada hecha semanas antes, casi al terminar el año de 1810, Mariano Jiménez, en avanzada triunfal pasó por la hacienda de El Salado rumbo al Saltillo, fue el 28, tal vez el 29 de diciembre. Luego pasaría por aquí, el 20 de febrero Ignacio Allende mientras que el cura Hidalgo y su fiel custodio Marroquín lo harían el 3 o 4 de marzo del ya año de 1811.

Cada vez notamos más solitarias las estelas de Cabeza de Águila, cada vez, en aquel 1811, las noches son más frías, los días cortos, con poca iluminación solar y las represalias se siguen dando, lo que dice Allende lo niega Hidalgo y viceversa, la feria de vanidades continúa; había sospechas, había desconfianzas, la cabeza del cura de Dolores y de sus principales seguidores estaban valuadas en la envidiable suma de 10 mil pesos, de los pesos de ese entonces que eran una verdadera fortuna.

El estado de Coahuila es la tierra que ahora cruzaremos, en medida de lo posible, a través de este recorrido que estamos haciendo siguiendo los pasos del ejército Insurgente, y llevando la marca que desde 1960 tenemos como recordatorio a esa gestación que tuvimos rumbo a la libertad... según el conteo oficial esta es la Cabeza de Águila número 201. Según lo que yo te he ido presentando hasta el día de hoy en este espacio es la número 173.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada