domingo, 27 de febrero de 2011

Cedral, San Luis Potosí. Cabeza número 172

Dentro de las tantas riquezas que para la historia y la cultura de México encierra la Ruta de Hidalgo, ahora que estamos en el pueblo de Cedral frente a ésta, la décima estela de Cabeza de Águila en el Estado de San Luis Potosí, que corresponde el número 172 de mi conteo y el emblemático número 200 del conteo "oficial", veremos una parte de la historia que en ocasiones se nos olvida.

Esta es una foto que tiene ya sus tres décadas, es del tiempo del Miguel de la Madrid, al parecer la Cabeza no se ha movido del lugar en donde fue colocada en 1960. La historia pues, que hoy veremos es la del pueblo Wixárica, es decir, el pueblo Huichol el cual, luego de doscientos años de Independencia, luego de haber echado a los españoles que explotaban las minas y se quedaban con sus riquezas, es ahora la industria canadiense lo que hace lo propio en esta zona que es, sencillamente, sagrada.

Esto que aparece en la fotografía es el peyote. Veíamos ayer como en los meses de diciembre de 1810 y enero de 1811 los españoles se movilizaron de Real de Catorce, entre otras, hacia el Saltillo en busca de protección, cuando eso sucedía los Wixárica (Huicholes), estaban haciendo su peregrinación anual precisamente hacia el Real de Catorce, lugar para ellos sagrado pues es donde sus dioses se reúnen, es el Wirikuta.

"Wirikuta en el Real de Catorce, San Luis Potosí, es la tierra de origen del pueblo Waxárica (Huicholes). Es donde se reúnen sus dioses, su territorio sagrado. Cada año, entre los meses de diciembre y enero, llegan hasta allí los devotos en peregrinación. Parten del centro de la tierra, del corazón de Teakata, lugar en el que reside Tate'wari. el Abuelo Fuego, después de celebrar la fiesta del tambor, del elote tierno y de las calabazas. Para llegar a Wirikuta, el sitio donde salió el sol, caminan 480 kilómetros.

Desde hace más de mil años, la peregrinación es un evento central en la vida de los Wixaritari (plural para wixárika). Lo llaman su esencia. En ella recrean el caminar de sus pasados para que continúen encendidas las velas de la vida, para mantener el equilibrio de la tierra y para conservar su cultura. Los peregrinos llevan ofrendas y adornan y aprenden de la voz de sus dioses lo que dice la costumbre.

La ruta es sagrada. La romería se inicia y consagra a personas escogidas en el arte de recolectar el hi'kuri, es decir, en la cosecha del peyote para las ceremonias rituales." Esta zona, el Wirikuta está en peligro pues la devastadora minería, de origen canadiense está por iniciar operaciones de sus minas sin importar que el sitio está en vías de ser incluido como Patrimonio de la Humanidad al ser uno de los sitos Sagrados que hay en el mundo... Y seguimos festejando doscientos años de libertad...

Nota: las fotografías del arte Wixárica (Huichol) fueron tomadas en el Museo Zacatecano de la ciudad de Zacatecas en donde existe una interesantísima sala que nos narra la historia, costumbres y tradiciones de este pueblo.

Fuente:

Hernández Navarro, Luis. Wirikuta y la minería devastadora, artículo publicado recientemente en la Jornada (8 de febrero 2010).



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada