martes, 4 de enero de 2011

Zacatecas, Zacatecas. Cabeza número 158

La antigua Casa de Moneda de Zacatecas, sede del actual Museo Zacatecano es en donde comenzamos el recorrido por esta ciudad en busca de la o las Cabezas de Águila. En el portal Rosales tengo un afortunado encuentro con un zacatecano al cual, luego de preguntarle si él ha vivido siempre allí responderme que sí, le pregunto si sabe del paredero de los mismos. Luego de pensarlo un rato me dice que, efectivamente, hubo dos estelas al parecer, una de ellas se localizaba en donde actualmente está el monumento a González Ortega, la otra en la salida a Guadalupe. Quizá se refería a la que acabamos de ver, en donde ahora está la escuela de Odontología, será cosa de buscar el Monumento a González Ortega. Esta persona con quién hablé fue el profesor Juan Francisco Rodríguez.

Y es este que vemos aquí es el Monumento a González Ortega, donde se dice que allí se ubicó, en algún momento, la estela número 157 correspondiente a la Cabeza de Águila de Zacatecas. El Cronista Adjunto de Guadalupe, Ramos Colliere, nos ilustra con los sucesos de Hidalgo en la capital de ese estado: "Hidalgo llega a Zacatecas, según fray Antonio de Gálvez, un fraile del Convento de San Francisco de Zacatecas, a quien se le siguió unproceso inquisitorial por infidencia. En el expediente del proceso, que se encuentra resgaurdado en el Archivo General de la Nación, menciona que Hidalgo llega a Zacatecas el 3 de febrero, que sostuvo una reunión con el cabildo y el vecindario. Sobre el asunto en el proceso antes referido dice textualmente.

5º. Sale Hidalgo de Guadalajara, viene derrotado a Zacatecas, y en la conversación que tuvo publicamente con el Cabildo, con el clero y vecindario... ¡ojala su Ilustrísima que el individuo a quien chocó tanto mi proposición le haya informado escrupulosamente de lo que Hidalgo dijo, de como lo dijo, y aún del tono en que lo dijo, porque de allí pueden deducir con menos peligro de errar, suplan sus miras, sus esperanzas, sus auxilios V.S.A.!

Nada es más necesario para triunfar de un enemigo, que conocerlo, Hidalgo significó bastante con la palabra que había ocurrido y ocurría a los Angloamericanos; que esperaba armas de allá mismo; que no desistía de la empresa, que aunque había creído a los principios que no dilataría mucho en conseguirla, se lisonjeaba de que tampoco dilataría siete años, que si él moría se levantarían otros Hidalgos, que perdería una batalla, y otra, y otras, pero que su ejército se repondría día por día; que... seiscientas otras cosas que solos, sólo podían alucinar a los incautos, pero que acompañaban con otros dichos y hechos me parece que deben hacernos cautos.

6º. Oí decir que algunos desgraciados que habían arrastrado tras sí desde Guadalajara testificaban corre órden relativo a la alianza, a viaje a solicitud de armas, a tenacidad en sostener la empresa, Vuestra Señoría todo lo cual se confirmaba con las preguntas que hacían acerca de las posadas, de las distancias y de los bastimientos.

7º. Se dijo como verdad en Zacatecas que Hidalgo mandó fabricar hasta dos mil pesos de galleta; que en el puesto trece mujeres estaban ocupadas diariamente en moler arroz y garbanzo, lo cual indicaba suficientemente que el viaje era dilatado, y (según la ruta que dicen que han tomado y es para aquellos puntos).

En Zacatecas se acuña moneda, situación que resulta interesante que en los procesos de Hidalgo y de Allende, ambos se atribuyen disponer la realización de las monedas, no obstante Joaquín Arias, hombre de confianza de Allende, a nombre de Hidalgo regala rebozos a las enfermas del hospital de San Juan de Dios de Zacatecas, así como un pago por la hospitalización de enfermos de la tropa, según lo demuestra el proceso por infidencia seguido a fray Miguel Castro de Acuña, cuyo expediente se encuentra en el Archivo Histórico Estatal de Zacatecas, lo que confirma la declaración de Hidalgo, que era utilizado como parapeto cuando Allende tenía la investidura de Generalísimo...

Agradezco la colaboración de Víctor Manuel Ramos Collier por la redacción de éste artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada