martes, 7 de diciembre de 2010

San José de Gracia, Aguascalientes. Cabeza número 148

A lo largo del recorrido que estamos haciendo por la Ruta de Hidalgo he ido haciendo contacto con gente conocedora de la historia e interesada en que sea esta ruta estudiada a fondo con el fin de entender mejor lo sucedido en los aciagos días que, seguramente, vivió don Miguel Hidalgo luego de la derrota en Puente de Calderón. Uno de ellos es el Cronista de San José de Gracia, Aguascalientes, Víctor Hugo Burgos Suáres el cual ha tenido a bien compartir los siguientes datos que nos dan cuenta del paso de Hidalgo por la zona suroeste, rumbo al norte, del actual estado de Aguascalientes.

“Por largo y penoso camino sobre la sierra, el padre de la patria llega al pueblo de Cuquío acompañado de muchos excombatientes, cansados y tristes, después de una caminata larga y forzada, descansan un poco. No pueden conciliar el sueño por temor de ser sorprendido y, a temprana hora, emprenden nuevamente la marcha con dirección a Apozol, por el cañón que forman las sierras de Nochistlán y Juchipila, muchos abandonan a Hidalgo por la fatiga, pero otros lo siguen y lo custodian. El Cura Calvillo guía la caravana por los caminos que conoce a la perfección. Cambian de cabalgaduras y continúan el viaje. Llegan a Jalpa temerosos de encontrar a los enemigos de la causa. Nuevamente cambian animales y prosiguen el viaje… pasan muy cerca de San Pedro Apóstol. Luego por Teocaltichillo, continúan por la mesa de San Jacinto y pasan la ranchería de Tecongo, luego por la presa de los Serna. Bajan por la Cuesta de la Mora. Sobre la montaña. Al frente está el Cerro Blanco. Unas luces allá a lo lejos se dejan ver… es que van entrando al fértil valle de Huejucar. Nos encontramos en barranca de Ánimas… por una callejuela larga, muy larga… entran los fatigados caminantes. Estamos en Huejucar. Hoy Calvillo…

Son las 11 de la noche. El silencio se interrumpe por el ruido que producen las pisadas de las bestias. El pueblo despierta y no alcanza a saber si son los revolucionarios o las fuerzas del Virrey. Los caminantes preguntan por la casa del Cura del pueblo y allá va la caravana. Fuertes toques despiertan al párroco D. José Vicente Cámara que desde 1804 servia al curato. Despiertan los ministros D. Benito de Medina y D. José Rafael Ixuxsun. Identificados que fueron los viajeros y a fin de no verse comprometidos más tarde, hospedan al señor Hidalgo, a su hermano D. Mariano, al padre Calvillo en casa D. José Dionicio Velasco. Agustín Marroquín, Vicente Loya Muñiz y Simon de Lara se encargaron de vigilar la casa mientras los viajeros descansaban de la larga fatiga de más de 40 leguas. D Antonio Torres, D. Roque Abarca, D. Carlos Zepeda, D. Francisco Lagorreta y D. Pedro Taboada se hospedan en casa de D. Francisco López de Nava.

A las de la mañana oficia el Padre de la patria y eleva a Dios sus oraciones Implorando socorro. En el pueblo todo es movimiento a temprana hora. Los mozos preparan nuevas cabalgaduras para continuar el viaje
.

Desde el año de 1799 D. Simón de Lara originario del pueblo de San José de Gracia. Había abandonado el lugar en busca de aventuras y desde esa fecha se encontraba el servicio del Padre Hidalgo como hortelano. Más tarde fue su asistente que lo guía y lo cuida. Posiblemente Simón de Lara influyo en el ánimo del cura Hidalgo para que este tomara la determinación de dirigir sus pasos hacia el pueblo de San José de Gracia.

Cuando terminaron las misas los animales estaban listos para emprender nuevamente la marcha y así se hizo luego pasando por San Nicolás Tepezalilla y El Puente. Suben luego por el cerro Prieto, tocan después Cebolletas pasando por la ranchería del Maguey, luego por la mesa de los Pozos por Montoro, Santa Rosa, Potrero de los López, Mesa de las Cebolletas, el Reventón, por la presa del Alto, para llegar a San José de Gracia, pasando por el puente que en aquel tiempo estaba en construcción. 14 leguas habían recorrido…

En los antiguos archivos que existen en la parroquia del pueblo, encontré el siguiente documento que por su originalidad me permito transcribir: “EL DÍA 19 DE ENERO DE 1811 A LAS 8 DE LA NOCHE LLEGO A ESTE PUEBLO EL SR. CURA D. MIGUEL HIDALGO Y COSTILLA, DERROTADO EN EL PUENTE DE CALDERÓN EL DIA 17 ANTERIOR, Y ESTA VISITA FUNESTA Y COMPROMETIDA LA RECIBIÓ EN LA CASA CURAL EL SR. CURA D. PEDRO CERVANTES, SALIENDO DE ESTE EL SR. HIDALGO, A LAS 5 DE LA MAÑANA DEL DIA 24 DEL MISMO PARA LA HDCIENDA DE PABELLÓN” el cura Cervantes Murió el 27 de agosto de 1814 de edad muy avanzada y su cuerpo fue sepultado en el presbiterio del lado del evangelio.

¿Qué motivos tuvo Hidalgo para permanecer en el pueblo de San José de Gracia, por mucho tiempo? Primero: por la seguridad que le ofrecían los familiares de su asistente D. Simón de Lara y con ellos los habitantes del pueblo. Segundo: por la seguridad que le ofrecía el terreno en las barrancas de la Sierra de Pabellón. Tercero: por la necesidad de esperar algunas noticias de los jefes que como el habían huido por distintos puntos en la Batalla de Calderón y que forzosamente estarían en algún lugar a la altura de Aguascalientes. Hidalgo envía secretamente a sus más allegados hombres de confianza para que investiguen la presencia de sus compañeros de lucha. Una vez localizados concertaron reunirse en la hacienda de Pabellón el jueves 24 de enero a temprana hora.

Datos complementarios: el 23 de febrero de 1903 en su primera visita pastoral que hizo el primer obispo de Aguascalientes. Dr. José María de Jesús Portugal al Pueblo de San José de Gracia, el párroco D. J. Jesús Treviño le regaló una casulla que se dice uso el Padre Hidalgo en su visita a ese lugar. Esta casulla el propio señor obispo la regaló al Gral. D. Porfirio Díaz. Presidente de México y gran amigo del prelado. Recuerdo que en el año de 1923 que visite San José de Gracia, a la entrada del templo y al lado izquierdo estaba un sillón que se decía haber usado el señor cura de Dolores a su paso por esa población. Esta silla estaba circulada por un barandal de un metro de altura aproximadamente”
. (1)

Los datos dados por el Cronista de San José de Gracia coinciden totalmente con lo que el profesor Jiménez de la Rosa escribe en su libro en el que dice “Con el testimonio anterior queda evidenciada la ruta y permanencia del cura Hidalgo por esta región y particularmente su estancia en San José de Gracia, poblado que tuvo la dicha de recibir en su seno y en tranquilo ambiente a la persona del inmortal Padre de la Patria.

De este lugar, el cura Hidalgo envía personas de su confianza a diversos rumbos para que investiguen el paradero de sus compañeros de desventura, a quienes supone han de encontrarse a la altura de Aguascalientes. Igual cosa hace Allende y los suyos respecto al Párroco a quien localiza en la ya referida población de San José de Gracia, por lo que una vez con este dato Allende y los suyos acuerdan reunirse en la Hacienda de San Blas del Pabellón, con el propósito de despojar del mando supremo a Hidalgo para depositarlo en Allende.

La crónica del profesor Topete del Valle asegura que el cura Hidalgo salió de San José de Gracia el 24 a las 5 de la mañana con el fin de llegar a Pabellón, arribando el propio día; Amaya dice que fue el 25, sea lo uno o lo otro, lo cierto es que, cuando el Padre Hidalgo llegó a la Hacienda de San Blas del Pabellón, ya se encontraban ahí Allende, Aldama, Jiménez, Iriarte, Arias, Rayón y demás jefes insurgentes, aunque otros aseguran que después llegó Allende”.
(2)

Fuentes:

1.- El Cronista de San José de Gracia, Víctor Hugo Burgos Suáres da como fuentes para su documento a la Revista de la Asociación Cultural Aguascalentense. Agosto 1954 No. 3. Así como los Archivos Históricos de Aguascalientes.

2.- Jiménez de la Rosa, Felipe. Ruta de Hidalgo 1810-1811. Lápiz y Papel de México. México, 1960

Notas:


El mapa de la Ruta de Hidalgo que aparece en este artículo y en el anterior me lo hizo llegar el Licenciado Rafael Reyes Gómez, Cronista Vitalicio de Moctezuma, SLP, a quién agradezco grandemente su atención.

Las fotografías correspondientes a la zona de Aguascalientes están pendientes de ser incluidas debido a que la cámara me fue robada en Zacatecas, si tengo la oportunidad de regresar a la zona para documentar las Cabezas de Águila y el entorno, con gusto las incluiré en el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada