lunes, 8 de noviembre de 2010

Puente de Calderón, municipio de Zapotlanejo, Jalisco. Cabeza número 136

La Cabeza de Águila que vemos en la fotografía al parecer no existe más, fue eliminada, en cambio en su lugar se levanta un monumento que recuerda la batalla realizada en el Puente de Calderón. Actualmente la zona se volvió área de recreo y se le dio el nombre de “Parque del Bicentenario”. Esta foto en blanco y negro fue tomada de la Revista Artes de México de 1964.


“Al mediodía, Hidalgo sale de Guadalajara con su ejército, rumbo a Zapotlanejo, al encuentro de las fuerzas del brigadier Félix María Calleja del Rey. Poco antes el Generalísimo le envía a González Hermosillo un mensaje en el que le agradece una remisión en metálico:

Con el pie en el estribo para atacar el ejército de Calleja, que se halla en Tepatitlán, sólo ha lugar para decirle a usted que quedo bien satisfecho de todas sus operaciones, aprobándolas como corresponde; que he recibido los 14 marcos de oro que como primicia del su buen celo me acompaña: que realice a la mayor brevedad cuanto pueda para el socorro de las tropas que se necesitan; que esfuerce usted, como aguardo su celo, a posesionarse cuanto antes de Cosalá, y que de todas sus incidencias, me dé oportunamente aviso en derechura a mi general Ejército, desde donde más pormenores contestaré lo que falte a su oficio de nueve de éste.

Por la noche acampan en el llano de San Martín”.
(1)

Martes 15 de enero, 1811. Se sitúan las tropas insurgentes en el Puente de Calderón, ubicado en el camino de Guadalajara a Tepatitlán, con la mira de presentar batalla al ejército realista, que se aproxima desde la ciudad de Guanajuato, tras arrebatársela a Allende.

Miércoles 16 de enero, 1811. Llega el ejército de Calleja al paraje La Joya, sobre el camino a Guadalajara, dispuesto a hacer frente a las tropas insurgentes de Hidalgo.

Jueves 17 de enero, 1811. – Día de San Antonio Abad, abogado contra los incendios- Ocho mil hombres bien armados y disciplinados al mando de Calleja, infligen a las huestes insurgentes -93,000 indios “con groseras armas e indisciplinados”- una severa derrota en el Puente de Calderón. (2)

“17 de enero, 1811. Las fuerzas Insurgentes ya situadas en las alturas circunvecinas suman en total 80,000 hombres; Calleja, avanza con sus fuerzas, viene de San Juan de los Lagos, Tepatitlán y llega a la Joya el 16, punto cercano al Puente de Calderón, ya ocupado por los Insurgentes. El ejército realista asciende a 8,000 soldados, dispuestos en tres columnas.

El combate se inicia a las nueve de la mañana, ambos ejércitos luchan con bravura; las columnas realistas al mando del Conde de la Cadena es rechazada con fuertes pérdidas; la de Amparan, también se encuentra en situación muy comprometida; la suerte está favoreciendo a los Insurgentes, cuando en forma inesperada cae una granada en un carro de municiones, situado en medio de las tropas de Hidalgo, haciéndolo estallar con gran estruendo, lo cual provoca inusitado pavor entre las masas que presas del terror huyen en completo desorden por todas partes al propagarse el fuego del pasto que arde como la yesca y que con el humo y las llamas ciega a las fuerzas de la insurgencia, situación que aprovecha Calleja y ordena el contraataque con lo que logra una inesperada victoria, quedándose dueño del campo y con todos los pertrechos de guerra a eso de las tres de la tarde
.

La Caballería realista emprende la persecución de los dispersos fugitivos, muriendo en esta acción el Conde de la Cadena, rodeado de los mismos perseguidos”. (3)

Nos volvemos a encontrar con una casualidad que favorece a Calleja y deja a Hidalgo sin posibilidades de reintegrar un ejército que haga frente a los Realistas. Dos meses atrás, el 7 de noviembre en Aculco, luego de estallar una granada y volarle la cabeza a un jinete y el caballo corriendo despavorido entre la tropa de Hidalgo, los indios que lo acompañaban pensaron fuera una manifestación demoniaca y huyen. Esta vez la granada hace estallar un carro de municiones y provoca un incendio con las mismas fatales consecuencias, la huida y la consecuente derrota. Incendio que se da precisamente el día de San Antón, es decir, San Antonio el Grande… mera casualidad que me llama la atención.

Consecuente a esta batalla Félix María Calleja del Rey obtendría el título de Conde de Calderón y quedaría como fuerte candidato para ocupar el trono virreinal.

Al caer la tarde el movimiento insurgente se encontraría deprimido, quebrantado y sin saber que paso dar y adonde seguir…

Fuentes:

1.- Martínez Álvarez, José Antonio. Miguel Hidalgo, marcha de la libertad. Consejo Consultivo Editorial del Bajío. Celaya, 2008.

2.- Martínez, Álvarez, José Antonio. Miguel Hidalgo, marcha…

3.- Jiménez de la Rosa, Felipe. Ruta de Hidalgo 1810-1811. Lápiz y Papel de México. México, 1960

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada