miércoles, 10 de noviembre de 2010

Cuquío, Jalisco. Cabeza número 141

Notamos una cosa curiosa en la Cabeza de Águila ubicada en Cuquío, Jalisco, en donde se ve la escultura remozada, seguramente a consecuencia del Bicentenario, en donde, contrario a lo establecido en el diseño original, en el que la linea diagonal de la base da hacia la la parte trasera de la cabeza, esto con el fin de mantener la armonía, fue alterada, quizá notaron que estaba mal colocada y decidieron girarla. En la fotografía que más adelante encontrarás, se ve cual era el diseño original de la estela. Curiosidades del Bicentenario...


Esta es la casa donde se dice que durmió el cura don Miguel Hidalgo, en la parte alta aparece la placa en mármol que, durante los festejos del Centenario, se mandaron colocar en distintos puntos de la Ruta de Hidalgo en donde se identificaban los sitios más relevantes de su paso.


Este es el interior de la casa en Cuquío en donde se dice, pernoctó el cura Hidalgo, descanso más que merecido luego de la derrota en el Puente de Calderón.



El padre Hidalgo arriba a Cuquío el 17 de enero de 1811 con sus compañeros en desgracia por la noche de ese día, encontrándose con la sorpresa de que "la iglesia tiene la puerta principal muy inmediata al camino y por esos se advirtió gran movimiento como de una solemne función: se preguntó su objeto, y se le dijo: que era una rogación a Dios por la vida del señor Hidalgo, porque ya sabían la pérdida de la guerra en Calderón; pero ignoraban la suerte del Generalísimo con cuyo nombre era conocido el Sr. Hidalgo, muy reconocido a semejante acto dejó recado al señor Cura del pueblo diciendo que no le avisaran, porque hallándose en el altar y en un acto tan solemne y santo, no era prudente distraerlo; y además, que iba de prisa y no podía perder momento". (1)

"Este viernes, regresa Hidalgo a Guadalajara, con su mermado ejército, en compañía de Joaquín Arias e Ignacio Camargo. De allí se traslada a Cuquío donde tras de desmontar del caballo, en un descanso, les dice a las personas que allí encuentra: "¡Desgracias, desgracias; pero no hay cuidado, que pronto nos veremos!" pide de almorzar unos huevos, que se le sirven, y antes de media hora se retira en compañía de sus compañeros [sic] y otra porción de insurgentes que mientras duró el almuerzo han ido llegando en pelotones, tomando el camino a Zacatecas. Ese mismo día, como a las cinco de la tarde, llega Allende, con otro contingente de insurrectos, entre ellos Marroquín. El Capitán general trae herido el muslo . Viene con sombrero de falda y cotón de gamuza picada". (2)

Fuentes:

1.- Jiménez de la Rosa, Felipe. Ruta de Hidalgo 1810-1811. Lápiz y Papel de México. México, 1960.

2.- Martínez Álvarez, José Antonio. Miguel Hidalgo, marcha de la libertad. Consejo Consultivo Editorial del Bajío. Celaya, 2008.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada