lunes, 28 de junio de 2010

Zinapécuaro, Michoacán. Cabeza número 33

Como lo habíamos visto hace poco, Zinapécuaro fue paso tanto de ida como de vuelta de Valladolid, y existe solamente una Cabeza de Águila. En su lugar estamos encontrando esta vez la que fuera la casa donde se hospedó la noche del 21 de octubre de 1810.


Podemos apreciar que, por un lado no es la “placa oficial” sino una que un ciudadano orgulloso de recordar y dejar a las siguientes generaciones la marca que identifica la casa, como lugar de alojamiento del cura Hidalgo cuando estaba en su gesta libertaria. La otra cosa que notamos es el casi abandono en que se encuentra.


Para saber cuando llegaron y cuantos eran los Insurgentes en su paso por Zinapécuaro, recurrimos al maestro Rionda Arrequín. “Llegaron a este pueblo el día 21, en sus campos cercanos se hizo una revista general del ejército Insurgente que ya ascendía a mas de 80 mil hombres, el que se dividió en regimientos de mil elementos”. (1)


“En su tránsito por Zinapécuaro hacia Acámbaro, Hidalgo pasó por varios poblados rurales, entre ellos Taimeo, Santa Clara, El Moral, San Isidro y el Barrio de la Soledad para ingresar al centro de la comunidad por la calle principal, entonces llamada de la Amargura. En esa calle se encuentra el acueducto de Tócuaro del siglo XVI, hoy es conocida como la Avenida Miguel Hidalgo y Costilla”. (2)


Fuentes:


1.- Rionda Arreguín, Isauro. Artículo “Ruta en Guanajuato de los primeros caudillos de la insurgencia mexicana”. Suplemento Especial del periódico El Sol del Bajío. Celaya, 25 de octubre, 2009.


2.- Argueta Saucedo, Gerardo. Acámbaro, cuna del Ejército Mexicano. Editorial La Voz de Michoacán. Morelia, 2003.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada