sábado, 26 de junio de 2010

Zinapécuaro, Michoacán. Cabeza número 26

Llegamos a Zinapécuaro, en el noreste del estado de Michoacán. Este sitio es otra de las poblaciones que fue tocada dos veces por el ejército Insurgente, tanto de ida a Valladolid como de vuelta hacia Acámbaro, justo antes de que se declarara la creación y nacimiento formal del Ejército Mexicano.


A diferencia de lo que sucede en Irapuato y en Guanajuato, lugares en donde encontramos dos Cabezas de Águila, aquí en Zinapécuaro hay solamente una, que se instaló, al igual que todas hace 50 años, en la salida de la población, en este caso está justo frente al Panteón Municipal.


Y aquí, en los lugares donde hay dos pasos, surge la duda si corresponde al primer paso, el 15 de octubre, o el segundo, el 21 del mismo mes. Como podrás darte cuenta en la fotografía que fue tomada al atardecer, vemos donde hay luz que es el oriente, la autopista que Atlacomulco-Morelia está hacia el sur, en consecuencia el pico del águila marca hacia Valladolid y corresponde al primer paso del ya nombrado Capitán General de América, don Miguel Hidalgo.


“El cura Hidalgo, procedente de Acámbaro, pasa el mismo día (15 de octubre de 1810) por Araró, Zinapécuaro, Queréndaro, Indaparapeo (aquí se le incorpora el Capitán Juan Aldama con elementos reclutados en el Bajío), Charo, Garita de Zapote y prosigue su marcha a Valladolid donde se hacían preparativos para resistir a los Insurgentes, pero al saberse la noticia de la aprehensión del Coronel García Conde, todos los preparativos de resistencia se suspenden y se prepara el recibimiento del Cura Hidalgo” (1)


Sobre la detención de García Conde y el conde de Rul, en misiva enviada al cura Hidalgo desde Acámbaro, doña Catalina Gómez da cuenta del importante hecho, mismo que influyó para cambiar la ruta y en lugar de dirigirse a Querétaro y de allí a la Ciudad de México, se dirigen a Valladolid. La carta dice lo siguiente:


“Exmo. S.R. D.N. Miguel Hidalgo.


Haviendo sabido q.e psaban p.r este Pueblo tres coches con Europeos con destino á Vallad.d, hice q.e mi Cajero auxiliado con algunos sujetos saliese á prenderlos; suponiendo q.e de este modo servia á V.E. y cooperaba á sus ideas. Se logró en efecto la acción prendiendo al Conde de Rul, Intendente de el expresado Vallad.d y á el Teniente Coron.l de Drag.s de Mex.co, pero con tanta ventaja q.e p.r ntra.parte no se derramó una gota de sangre, y p.r la de ellos todos quedaron gravemente heridos.


Yo quedo gloriosamente satisfecha con haver manifestado mi patriotismo, y deseosa de acreditar á V.E. los sentimientos de amor y respeto q.e tengo á su persona.


Dios Guarde á V.E. m.s a.s.

Acamb.o Obre. 7 de 1810


María Catalina Gómez de Larrondo” (2)


Si decides recorrer parte de la Ruta de Hidalgo en estas vacaciones, encontrarás en Zinapécuaro varias cosas interesantes, como el ex convento y templo levantado por los franciscanos con la característica muy particular de incluir la piedra obsidiana en el decorado de su torre.


Muy cerca de allí se encuentra el lago de Cuitzeo en su rivera oriental, con abundancia de pescados, en consecuencia, la comida de la zona es en base al pescado de agua dulce. Araró y Ucareo son dos lugares que debes incluir en tu visita a la zona.


Fuentes:


1.- Jiménez de la Rosa, Felipe. Ruta de Hidalgo 1810-1811. Pluma y Lápiz de México. México, 1960.


2.- Argueta Saucedo, Gerardo. Acámbaro, cuna del Ejército Mexicano. Editorial La Voz de Michoacán. Morelia, 2003.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada