lunes, 28 de junio de 2010

Maravatío, Michoacán. Cabeza número 36

Una nueva sorpresa nos estamos llevando, esta vez en Maravatío de Ocampo, Michoacán. La Cabeza de Águila no es la original, no se que es lo que habrá pasado con la que colocaron hace 50 años, la que ahora vemos es de colosal tamaño y, al parecer, viene del mismo cantero, pues el diseño es prácticamente el mismo que el de Indaparapeo, solo que las proporciones entre uno y otro son mayúsculas.


No encontramos monumento a Miguel Hidalgo, en cambio vimos dos a Melchor Ocampo ya que él nació a escasos kilómetros en la hacienda de Pomoca, a donde iremos más tarde. Encontramos, eso sí, aunque un poco escondida, el pendón que anuncia el programa del Bicentenario llamado “México es mi museo”, la placa que recuerda el lugar donde el cura Hidalgo durmió, Justo en el portal del lado poniente.


Además de la placa y el pendón, no hay más que nos diga que este es un edificio histórico, en la actualidad afuera se venden discos piratas (hay que recordar que la piratería es un delito, pero está en cada esquina a la vista de todos) y en la parte interior es ahora un antro, es decir, un bar. Con rock en vivo y kareoke. Veamos ahora que fue lo que pasó allí.


“La madrugada del 16 de septiembre de 1810, el grito de libertad de Miguel Hidalgo sacudió la conciencia del pueblo que se levantó en armas para combatir al gobierno, la noticia se conoció en el municipio y fue apoyada. Ignacio López Rayón, originario de Tlalpujahua, se entrevista con Miguel Hidalgo el 23 de octubre en Maravatío y recibe el cargo de secretario de Hidalgo; este día se lanza un manifiesto, toma el Real de Tlalpujahua y organiza el paso del ejército insurgente”. (1)


“Al día siguiente 23 de octubre, el ejército Insurgente salió de Acámbaro rumbo a la ciudad de México por el camino de Toluca; pasó por Tarandacuao y llegó ese día a Maravatío, en donde se le unió el señor licenciado Ignacio López Rayón, a quién el Generalísimo Hidalgo lo nombró como Secretario de Estado y del Despacho. La primera providencia que hizo el ilustre Licenciado, fue mandar una comunicación de Hidalgo a las autoridades y jefes revolucionarios que operaban en distintos lugres del virreinato ocupados por los Insurgentes, y que consiste en lo siguiente:


“Que todo europeo que voluntariamente no se presente al jefe inmediato se aprehenda su persona; que los bienes de los referidos europeos sean confiscados y puestos en recuento; que todo americano que haya establecido comercios, compañías, relaciones y cuentas pertenecientes a europeo, lo manifieste en término de ocho días so pena de incurrir en el delito de traidor; que la revolución tendrá como finalidad la manutención de nuestra santa religión y sus dogmas, la conservación de nuestra libertad y el alivio de los pueblos…


A los pueblos se les declara libres de la pensión de tributo; desaparece el gravamen que infiere el estanco de pólvora, naipes y papel sellado; que el impuesto de alcabala se rebaje del 6 al 3%; se declara la libertad de comercio y la importación libre de las bebidas que se hallaban prohibidas”


“Se declara iguales a todos los americanos sin distinción de castas que adoptó el fanatismo… Queda la condición de esclavo y libre todo individuo de la Nación; se recomienda que se arme a todos los americanos para que concurran a la defensa de la revolución, en masa”. (2)


Fuentes:


1.- Página electrónica de la enciclopedia de los municipios de Michoacán.


2.-




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada