lunes, 24 de mayo de 2010

Hacienda de Burras, Guanajuato. (Sin Cabeza de Águila)

“Conocida también como San José de Llanos, propiedad de don José Sardaneta y Llorente, segundo Marqués de Rayas, partidario del movimiento de la Independencia. En este lugar la madrugada del 26 de septiembre de 1810 el Señor Cura don Miguel Hidalgo y Costilla, al frente del ejército libertador redactó y envió las cartas de intimación al Intendente Juan Antonio Riaño y Bárcena, pidiendo rendición de la plaza de Guanajuato sin derramamiento de sangre. Al no obtener respuesta afirmativa planeó el asedio de la ciudad siendo su principal objetivo el edificio conocido como Alhondiga de Granaditas donde se hallaban fortificados el ejército y los españoles fieles a la corona”. (1)


Esto que acabamos de leer es una de las tantas discrepancias que hemos ido encontrando a lo largo de la Ruta de Hidalgo. El texto fue copiado de la placa que en la plaza que aparece en la primera fotografía, firmado por INAH el 27 de septiembre de 1991, solo que, el cura Hidalgo aun se encontraba en Irapuato el día 26, el 27 llega a la Hacienda de Burras y es hasta el 28 que envía la carta de intimación, según se dice, las redactó debajo del árbol que ahora forma parte esencial del recién construido jardín de San José de Llanos.


Aquí Hidalgo pasó una noche, parte de su ejército se encontraba en Silao y enfilaría de allí a Guanajuato. Don Miguel fue atendido por el Marqués de Rayas, que al igual que a muchos de los nobles y ricos hacendados de la zona, le era conocido. Es desde aquí que manda la carta de Intimación.


“Un poco antes de las nueve de la mañana del día 28 de septiembre, se presentaron montados en briosos caballos en la trinchera que daba frente a la calle de Belén de la ciudad de Guanajuato, o sea la que estaba entre la Hacienda de Dolores y el templo de los Betlemitas, los Insurgentes coronel Mariano Abasolo y el teniente coronel Ignacio Camargo, acompañado de dos Dragones y dos criados con lanzas, quienes traían para el intendente de Guanajuato, don Juan Antonio Riaño y Barcena, una comunicación de don Miguel Hidalgo y Costilla, máximo caudillo de los insurrectos, quien se encontraba en la cercana Hacienda de Burras. En dicha misiva le decía a Riaño” (2):


Cuartel General de la Hacienda de Burras, 28 de Septiembre de 1810.


“El numeroso ejército que comando, me eligió por Capitán General de la Nación en los campos de Celaya. La misma ciudad a presencia de cincuenta mil hombres ratificó esta elección que han hecho todos los lugares por donde he pasado, lo que dará a conocer a V.S. que estoy legítimamente autorizado por mi nación para los proyectos benéficos que me han parecido necesarios a su favor. Estos son igualmente útiles y favorables a los americanos y a los europeos que se han hecho ánimo de residir en este reino, y se reducen a proclamar la independencia y libertad de la nación; por consiguiente yo no veo a los europeos como enemigos, sino solamente como a un obstáculo, que embaraza el buen éxito de nuestra empresa. V.S. se servirá manifestar estas ideas a los europeos que se han reunido en esa alhóndiga, para que resuelvan si se declaran por enemigos, o convienen en quedar en calidad de prisioneros recibiendo un trato humano y benigno, como lo están experimentando los que tenemos en nuestra compañía, hasta que se consiga la insinuada libertad e independencia, en cuyo caso entrarán en la clase de ciudadanos, quedando con derecho, a que se les restituyan los bienes de que por ahora, para las urgencias de la nación, nos serviremos. Si por el contrario no accedieran a esta solicitud, aplicaré todas las fuerzas, y ardides para destruirlos, sin que les quede esperanza de cuartel.


Dios guarde a V.S. muchos años como desea su atento servidor.


Miguel Hidalgo y Costilla, Capitán General de América.


Cabe recordar que Hidalgo y Calleja eran ya conocidos… “con el intendente de Guanajuato, Juan Antonio Riaño, a quien trataba desde que fungía con igual rango en Valladolid, departía a la mesa con frecuencia. Entonces peroraban no solamente sobre las exquisiteces de los platillos, sino sobre los recientes acontecimientos del Viejo Continente a los pies de Napoleón Bonaparte.” (3) Y la respuesta a la Intimación se da de la siguiente manera:


Sr. Cura del Pueblo de los Dolores

D. Miguel Hidalgo:


No reconozco otra autoridad ni me consta que haya establecido ni otro capitán general en el reino de la Nueva España, que el exmo. Señor don Francisco Xavier de Venegas, virrey de ella, ni más legitimas reformas que aquella que acuerde la nación entera en las cortes generales, que van a verificarse. Mi deber es pelear, como soldado, cuyo noble sentimiento anima a cuantos me rodean.


Guanajuato, 28 de Septiembre de 1810


Juan Antonio de Riaño.


Hay algo que me ha llamado mucho la atención en la Ruta de Hidalgo, no son los monumentos ni las condiciones en que se encuentran las Cabezas de Águila, sino que es, en verdad sorprendente que hay árboles a lo largo de la ruta que van hilando algún suceso del paso del Padre de la Patria por ese lugar y el árbol. Vimos ya que en Dolores Hidalgo fue trasplantado en ocasión al Centenario de la Consumación de la Independencia, un “hijo” el Árbol de la Noche Triste, en la Hacienda de la Erré están esos añosos mezquites bajo cuya sombra fue celebrada la misa del domingo16 de septiembre de 1810, ahora tenemos a este capulín, desde el cual, se dice, fue enviada la última carta de intimación. ¿Cuántos árboles más nos esperan en la Ruta de Hidalgo?

(4)


Fuentes:


1.- 1.- Placa conmemorativa en la Plaza Cívica del poblado, firmada por INAH el 27 de septiembre de 1991.


2.- Rionda Arreguín, Isauro. Contraportada de la edición especial de El Sol del Bajío. Celaya, Octubre 2009.


3.- Martínez Álvarez, José Antonio. Miguel Hidalgo. Marcha de la Libertad. Consejo Consultivo Editorial del Bajío. Celaya, 2008.


4.- La fotografía blanco y negro tomada en 1950 del “Árbol de la Patria” viene del libro: El Bajío de José Zavala Paz, Editorial Frumentum, México, 1955.


Para ver algo más de la Hacienda de Burras, entra aquí:


http://vamonosalbable.blogspot.com/2010/05/hacienda-de-san-jose-de-burras.html



4 comentarios:

  1. La hermana mayor de mi bisabuela vivió y murió en Burras, ella fundó la escuela, llevó el pimer molino y muchas cosas más para la comunidad. Y nos contaba de una hermosa manera este momento de la historia.

    ResponderEliminar
  2. que padre vivir en un lugar lleno de historia que padre la neta lo dijo xk soy de ahy y me siento mucho muy orgulloso ......

    ResponderEliminar
  3. Para empezar, quiero agradecer al creador de este blog, con tanta información de esta hermosa comunidad, claro yo soy de Burras ahora San Jose de llanos y siempre es bueno valorar lo que tenemos en nuestra comunidad tantas historias leyendas, es una comunidad muy bonita, esperamos siga creciendo y a la personas que pacen por aqui tenga la oportunidad de conocerla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dice mi madrastra que mi abuelo nació en Burras. Era la familia Torres Quintero. ¿Sabe dónde pudiera averiguar más? Gracias.

      Eliminar