miércoles, 21 de abril de 2010

1953 Año de Hidalgo, el otro Bicentenario

Fue hace 57 años, en 1953, que hubo la celebración de otro Bicentenario, el del nacimiento de don Miguel Hidalgo y Costilla; el Padre de la Patria, el cual ocurrió un 8 de mayo de 1753 en la Hacienda de San Diego de Corralejo, cercana a Pénjamo en el estado de Guanajuato. Dentro de los recovecos y coincidencias que la historia de México va tomando en el día a día sucedió que cuando se decretó ese festejo del Año de Hidalgo era precisamente el último año del sexenio de Miguel Alemán y fue que se acuñó el termino que nosotros, todos y cada uno de los mexicanos sabemos a lo que se refiere un “Año de Hidalgo”. Al respecto encontramos en Wikipedia una referencia que llama la atención: “El licenciado Miguel Alemán Valdés nunca dejó de hacer grandes negocios y llegó a convertirse en uno de los hombres más ricos que ha habido en México. Según el historiador Enrique Florescano, el régimen de Alemán permitió que la corrupción invadiera la vida de la sociedad civil incluyendo las instituciones de educación superior (esta referencia parece en el libro de Stephen D. Morris, Corrupción y Política en el México Contemporáneo, editado por Siglo XXI)”.


La celebración de ese Bicentenario, es decir, del Año de Hidalgo; implicó ceremonias especiales, inauguración de monumentos y edificios y la emisión de la moneda conmemorativa, la cual no es la que aparece en estas fotos, la que estamos viendo es la de cinco pesos que se emitió en esta ocasión especial, lo podemos comprobar, además de la fecha, con las características que la hacen única. La rodea una guirnalda de laurel, debajo del busto tiene el hombre de HIDALGO y en el rededor de la moneda podemos leer INDUSTRIA COMERCIO AGRICULTURA. 27.6 gramos, ley 0.720; 1953. (El decreto de emisión de la moneda conmemorativa lo puedes leer abajo, en el número 1.)


Averiguando un poco más sobre esa conmemoración Bicentenaria ó Año de Hidalgo, encontré un dato sorprendente que nos da el Cronista de la Ciudad de Santa Catarina, Nuevo León, Antonio Guerrero Aguilar: “Una vez escuché decir al historiador Luís González y González, que quien difundió la imagen del padre Hidalgo fue ni más ni menos que Maximiliano de Habsburgo. Siendo emperador ordenó que fueran a Dolores Hidalgo para que buscaran un retrato de Hidalgo. No lo localizaron, pero si encontraron al hermano menor de Hidalgo que aun vivía en el lugar. Por lógica se les hizo fácil hacer un retrato de él. Como que dijeron: “si es el hermano menor de Hidalgo, seguramente así estaría él en la vejez”. Por eso se le representa ya en la ancianidad. Lo cierto es que desde 1824 ya se le rendían homenajes cívicos y seguramente desde entonces se le hicieron retratos”. (2)


Así pues, esta lectura nos lleva a otra referencia, averiguar quién fue don Luis González y encontramos que “La microhistoria, no es historia crítica o monumental. Su cometido es mucho más humilde y sencillo. Como afirma Luis González y González "es la versión popular de la historia, obra de aficionados de tiempo parcial. La mueve una intención piadosa: salvar del olvido aquella parte del pasado propio que ya está fuera de ejercicio. Busca mantener al árbol ligado a sus raíces. Es la historia que nos cuenta el pasado de nuestra propia existencia, nuestra familia, nuestro terruño, de la pequeña comunidad" (cfr. Hacia una teoría de la microhistoria. Discurso de recepción del doctor Luís González y González en la Academia Mexicana de la Historia, leído en la sesión solemne del 27 de marzo de 1973)”. (3)


Este Año de Hidalgo nos está llevando a conocer más y más datos acerca de la vida del Padre de la Patria, el que trazara la Ruta que lleva su nombre y que dentro de poco iremos conociendo poco a poco. Pero sigamos con el Año de Hidalgo. “En 1953, todo México vivió la gloria del Segundo Centenario del nacimiento de Don Miguel Hidalgo y Costilla y para ello se hicieron festejos oficiales, tanto en la ciudad de México, como en Guanajuato y Corralejo y dentro de ellos, la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, hizo una ceremonia, para regresar al seno de Dios al cura de Dolores, don Miguel Hidalgo.


Esta es una copia de la pintura que mandó hacer Maximiliano, el original está en Palacio Nacional, esta copia la retraté en la Hacienda de Burras, Guanajuato. Está en muy malas condiciones, por cierto. “Correspondió a Joaquín Ramírez realizar el retrato de Hidalgo en 1865, para lo cual se basó en una escultura de madera atribuida a Silvestre Terrazas”, Carlos Martínez Assad en La Jornada.

En México el viernes 8 de mayo, la Iglesia Mexicana, dispuso que en el acto más solemne en lo que va del siglo, reconocía públicamente la grandeza espiritual del Padre de la Patria y lo admitía nuevamente en su seno, como uno de sus hijos predilectos. El acto se celebró con solemnes ceremonias en la Catedral Metropolitana en la que ofició en Misa Pontifical y un Te Deum, el Arzobispo Primado de México, monseñor Luís María Martínez, quien dijo en la Homilía: “Agradecemos al Señor, el advenimiento al mundo del Cura Hidalgo y muy especialmente el que este advenimiento haya acaecido en nuestra amada patria”. (4)


Fuentes:


1.- Diario de debates, XLII legislatura.

http://cronica.diputados.gob.mx/DDebates/42/2do/Ord/19530914.html


2.- Antonio Guerrero Aguilar, Cronista de la Ciudad de Santa Catarina

http://www.sabinashidalgo.net


3.- Víctor Cano en el sitio:

http://www.bisabuelos.com/microhistoria.html


4.- Enrique Estrada Barrera en la Comunidad Virtual de Periodistas.

http://www.periodistasenlinea.org/modules.php?op=modload&name=News&file=article&sid=13990



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada