jueves, 9 de febrero de 2017

La batalla de Puerto de Carroza, Iturbide, Guanajuato, Octubre de 1810

   Varias ideas se me vienen a la cabeza al enterarme de la Batalla de Puerto de Carrozas, sitio próximo San José Iturbide, Guanajuato, que entonces se llamaba Casas Viejas. Próximo también a Querétaro y San Miguel el Grande. Nunca había oído hablar de ella, quizá porque es una derrota más al movimiento Insurgente o por que la página de la historia (la que se difunde oficialmente) tiene ya compilada Granaditas-Monte de las Cruces-Aculco. Al leer lo ocurrido me recuerda lo que con el mismo tinte de "inocencia", desconocimiento o fantasía sucedió en Aculco con el jinete sin cabeza o la explosión en el polvorín de Puente de Calderón. Los hechos ocurrieron del 6 al 9 de octubre de 1810:

   “San José Casas Viejas no representó un punto estratégico en el movimiento libertario que se desarrolló de 1810 hasta su consumación en 1821, sin embargo sí fue escenario de algunos enfrentamientos entre la milicia insurgente y realista. Cuando se dio el grito de Dolores por el cura Miguel Hidalgo y Costilla la madrugada del 16 de septiembre de 1810, Casas Viejas apenas contaba con poco más de medio siglo de existencia formal, durante el cual su desarrollo fue mínimo debido a la limitante que se impuso de no fundarse pueblo, por parte del dueño de la hacienda de El Capulín. No existe variante importante en el número de la población, por ejemplo en 1770 apenas vivían en la cercanía de la iglesia 28 individuos y para 1810 no excedía de cien habitantes diseminados en veinte viviendas sin orden regular, siete de ellas eran las principales, que incluía la casa cural y dos de comercio pertenecientes a españoles. 

  El primer encuentro entre los dos bandos beligerantes tuvo lugar la tarde del 6 de octubre de 1810, en el punto conocido como Puerto de Carroza, situado en dirección sur del municipio y límite entre los estados de Guanajuato y Querétaro; su nombre es muy antiguo, desde la época en que fue trazado una de las ramificaciones del camino México-Zacatecas en el siglo XVI y se menciona como lindero al erigirse la parroquia de San José en el decreto de 1770. Los historiadores de la independencia mencionan el lugar como la “primera batalla campal de la insurgencia”, efectivamente si consideramos que solo días antes, el 28 de septiembre, se había tomado la ciudad de Guanajuato por Hidalgo.

  Al propagarse con velocidad la revolución, el virrey Francisco Javier Venegas inició una serie de movilizaciones militares desde la capital y de otras ciudades del virreinato, hacia las más susceptibles de ser tomadas por las fuerzas insurgentes; una de ellas fue Querétaro, para ello envió para resguardarla a Manuel Flon, Conde de la Cadena, el 26 de septiembre. Estando en Querétaro fue informado de que los insurgentes se acercaban por el camino de San Miguel el Grande, Flon destacó contra ellos una división de seiscientos hombres, a las órdenes del sargento mayor don Bernardo Tello, compuesta de infantería de Celaya, Dragones de Sierra Gorda, la Compañía de voluntarios de Celaya formada en Querétaro con los europeos fugados de aquella ciudad, de que fue nombrado capitán don Antonio Linares y dos cañones.

  "Tello, creyendo que la fuerza insurgente no excedía de trescientos hombres se dirigió a buscarlos, pero encontrando que no bajaban de tres mil ventajosamente situados en el Puerto de Corroza; la división se dispersó, no quedando mas que ciento ochenta hombres al mando del capitán Linares, el cual avanzó al ataque, con lo que dio lugar a que la División se rehiciese. Los indios, desconociendo los efectos de los cañones, se precipitaron sobre ellos creyendo defenderse con colocar en las bocas de los cañones sus sombreros, lo que ocasionó un número considerable de bajas así como desorden y confusión, lo que llevó a la retirada. Don Niceto de Zamacois, en su Historia de México, da más precisiones al respecto:

  Los indios confiando en su número, se lanzaron sobre los realistas con la confianza del triunfo; pero los dos cañoncitos de montaña hicieron estragos en ellos. Se ha dicho que desconociendo los indios los efectos de la artillería, se precipitaban sobre ella creyendo defenderse con presentar a las bocas de los cañones sus sobreros de paja y que así fue grande la mortandad que tuvieron, siendo completamente desbaratados. Pero San José Casas Viejas en la Época de la Independencia semejante especie es absolutamente inadmisible. Nunca los indios, aun a la llegada de Hernán Cortés, en que desconocían completamente las armas de fuego, se lanzaron sobre ellas para impedir que saliese el tiro. Por el contrario, veían sus estragos, y quedaban aterrados al escuchar la detonación. No es verosímil, por lo mismo, que los indios del siglo XIX que habían visto fundir cañones al mismo Hidalgo en Guanajuato, y que conocían la fuerza de una bala disparada de un fusil, abrigasen la insensatez de creer que podrían detener el disparo de un cañón con un sombrero de petate. La especie referida no pasa de una de esas anécdotas inventadas por algunos de sus hombres que buscan la manera de dar mayor interés a los hechos, mezclando en ellos algo que salga de los límites de lo común. El arrojo con que los indios se lanzaron sobre las dos piezas de artillería para apoderarse de ellas, les hizo perder un número considerable de gente, y puestos en desorden y confusión emprendieron la retirada, dejando sembrado de cadáveres el sitio de la lucha.

  Este hecho de armas, aunque no fue de importancia, se ponderó como si se hubiese alcanzado un notable triunfo. No es, sin embargo, censurable que se le revistiese de una importancia que no tenía, pues se trataba de despertar el entusiasmo y la emulación entre las bisoñas tropas que tenían que combatir contra fuerzas muy superiores en número, aunque indisciplinadas en su mayor parte. (Zamacois, 1878).

  Los realistas no tuvieron más pérdida que un soldado de Celaya, causada por su propia artillería y no por el enemigo. La batalla de Puerto de Carroza fue ampliamente comentada e incluso se publicó este hecho en la “Gaceta de México”, periódico oficial del virreinato; esto con el propósito de amedrentar al bando insurgente por las bajas que sufrió, pero que en realidad no representa un hecho militar en comparación a lo que más adelante estaría por venir". (1)


Fuente:

1.- Ferro Herrera, Miguel. San José Iturbide. Colección de Monografías del Estado de Guanajuato. Bicentenario. Guanajuato, 2010, pp. 45-47

viernes, 3 de febrero de 2017

El río Lerma, presente en la primera etapa de la Ruta de Hidalgo

  Temascalcingo, en el Estado de México es uno de los puntos por donde pasó el contingente Insurgente en 1810, iban rumbo a la ciudad de México, el paso se hace por la Hacienda de Solís, localizada a pocos metros de distancia del río Lerma. Seguramente aprovecharon el momento para surtirse de agua y víveres.

   Como lo hemos visto a lo largo de estos siete años de seguir la Ruta de Hidalgo, el cruce del río Lerma se hace en repetidas ocasiones, en algunos casos son dramáticos pues, siendo el mes de septiembre y octubre los que mayor caudal acostumbraba llevar el río y los puentes eran más bien limitados, llegar con grupos de 20, 40 y hasta 80 mil personas volvía este acontecimiento en algo impresionante si imaginamos la escena.

  El primer cruce se hace en Salamanca el 10 de octubre, no por donde actualmente se cruza que es el mero centro de la población, en aquel tiempo el Camino Real tenía un trazo distinto a la actual carretera, es así que el paso estaba por la Hacienda de Mancera, se llamaba el paso de San Miguelito, de allí continuaron a Valle de Santiago, cruzando de nueva cuenta el Lerma por Salvatierra, luego por Acámbaro. La hacienda de Solís en Temascalcingo será el siguiente cruce para luego hacerlo por el puente acceso a Ixtlahuaca y después por el de San Bartolo, en el actual Almoloya de Juárez, al poco lo hacen por el puente de Atenco, antesala a la Batalla de Monte de las Cruces. Luego de la derrota en Aculco, Hidalgo seguirá rumbo a Valladolid y cruzará el río Lerma por La Barca, en el actual estado de Jalisco. El último cruce será próximo al sito de la derrota final del Padre de la Patria, en Puente Grande en donde ya no era el río Lerma, sino el Santiago. 

   El Lerma que en los primeros tiempos virreinales se le conocía como el Río Grande que viene de Toluca tuvo diversos nombres, dependiendo del pueblo por el que pasaba, así, en la zona otomí era conocido como Madonté, en la zona mazahua era el Ndareje, en la zona nahua era el Chignahuapan, Chimaliapan y Chiconahuapan, y en la cazcana era conocido por Tololotlán, aunque ya era lo que hoy conocemos como río Santiago. Sobre el Ndareje encuentro esta leyenda:

  Eran tiempos muy remotos en este lugar de Temascalcingo. En una mañana llena de cantos de pájaros y de flores, aparece nuestro padre Sol iluminando la tierra, dándole calor y vida a las plantas, a los animales; está alegre, está contento.

  En lo alto del cielo se ve colar un águila, bañada por los rayos del sol, su vuelo es majestuoso, en su pico lleva una serpiente.

  El águila va descendiendo lentamente y se para en este lugar para descansar, quedándose dormida. La serpiente mueve su cuerpo y comienza a deslizarse por estos valles, dejando un rastro serpenteado que va dando la forma de un río.

  El agua con escamas de sol va corriendo en diversas direcciones. Es la serpiente de agua. Una serpiente convertida en río.

  Así nació nuestro río Ndareje, que ahora le llamamos río Lerma.

  El águila se quedó profundamente dormida y se transformó en una montaña a la que nombramos Ndaxini, que quiere decir “cabeza de águila”; es el cerro chato por donde sigue corriendo la serpiente que ahora es río. Él nos da vida, nos enseña su música y su canto.

  Nuestros abuelos nos han enseñado a respetarlo, por eso le llevamos ofrendas. Él ha estado presente en toda la historia de nuestro pueblo.

Las fotografías corresponden al río Lerma a su paso por Salamanca, Guanajuato.

Fuente:

Garduño Cervantes, Julio. Temascalcingo, monografía municipal. En Antología de Leyendas Mexicanas, selección de José Rogelio Álvarez. Everest. León, España, 2004. p.384

lunes, 30 de enero de 2017

De Dolores Hidalgo a Chihuahua 260 estelas de piedra marcarán la ruta del libertador Hidalgo.

  "Doscientas sesenta estelas de piedra, formadas por una pirámide cuadrangular truncada en cuyo remate se yergue la cabeza estilizada de una águila con la leyenda LIBERTAD, marcarán la Ruta que siguió Miguel Hidalgo y Costilla a partir del grito de la parroquia de Dolores Hidalgo, sitio en donde dio inicio el movimiento hasta el patio central del edificio de gobierno en la ciudad de Chihuahua que corresponde el lugar donde fue inmolado el Padre de la Patria.

  Las fuerzas vivas de cada municipio, los habitantes de cada lugar que tocó Hidalgo en el recorrido están colaborando entusiastamente para levantar estos monumentos. Se ha contado también con la decidida colaboración de los gobernadores de los estados de Guanajuato, Michoacán, de México, Jalisco, Aguascalientes, Zacatecas, San Luis Potosí, Coahuila, Durango y Chihuahua. El proyecto que fue elaborado por el Departamento de Arquitectura del INBA, comisionado por la Secretaría de Educación, y se elaboró una cartilla guía para la facilidad de los constructores locales, quienes siguiendo paso a paso las sencillas instrucciones han instalado ya la mayor parte de las bases. Las 260 cabezas de águila fueron elaboradas en el Distrito Federal y enviadas a cada una de las poblaciones para que sean colocadas en su sitio como remate de éste simbólico documento.

  En todas las poblaciones donde se está haciendo la erección de estas estelas conmemorativas del sesquicentenario de independencia preparan festivales artísticos y culturales de gran sentido patriótico los cuales se desarrollarán el próximo 16 de septiembre a partir de las 10 de la mañana a todo lo largo de la ruta de Hidalgo el libertador.

  El día 15 de septiembre el presidente de la República, Licenciado Adolfo López Mateos descubrirá una placa especial de bronce que será colocada en la estela que inicia la ruta. Esta estela se encuentra en el atrio de la parroquia de Dolores Hidalgo, donde el padre Hidalgo proclamó la independencia. En forma simultánea, el gobernador del Estado de Chihuahua, Profesor Teófilo Borunda, descubrirá la placa de la última estela en la ciudad capital del Estado.

  La estela forma parte de todas las actividades escolares y culturales que ha programado la Secretaría de Educación Pública para contribuir a las festividades y marcan el 150 aniversario de la vida independiente de México. El licenciado Torres Bodet, Secretario de Educación y el profesor Manuel López Dávila, Oficial Mayor de la Secretaría de Educación Pública, visitaron en días pasados los talleres de escultura del departamento de artesanía del INBA, localizado en la antigua Ciudadela, dándose cuenta del envío de los últimos remates de las estelas, y quedando complacidos de la rapidez con que se están llevando al cabo estos trabajos

Fuente:

Diario Novedades. Sección Arquitectura a cargo de Raúl Abarca. Dentro del libro Tomás Chávez Morado, el maestro escultor, de María de Jesús Vázquez Figueroa. Publicado por la Universidad de Guanajuato en 2016.

domingo, 29 de enero de 2017

La estela No. 156 repuesta en Jalpa, Zacatecas.

  "Después de que Don Fernando Díaz Alonso fuera presidente municipal, y éste realizara la ampliación a la calle Juárez, decidió desplazar dicha estela sin volverla a colocar. Y así administración tras administración se solicitaba por el cronista Héctor Pascual, a lo cual lamentablemente se hizo caso omiso. Ante ello, el edil Federico Robles Sandoval, junto a su equipo de trabajo, tomaron la decisión de colocar nuevamente la representación de la Estela de la Libertad, que es un pico de águila, la cual debido a su abandono se encontraba dañada y se optó por brindar la rehabilitación de ésta; así como su próxima colocación sobre la calle Juárez del municipio." (Tomado de El Sol de Zacatecas)

  "La reinstalación se realizó a petición de varias personas interesadas en la cultura del municipio, así como del cronista municipal, Héctor Pascual Gómez. Por su parte, el alcalde Federico Robles Sandoval dijo que debido al abandono la escultura sufrió varios daños, ante ello se realizó la rehabilitación de ésta y su reinstalación, la cual se llevó a cabo este jueves. El monumento, también conocido como “el pico del águila” fue instalado en el carril de la calle Juárez, una de las principales vías de transito del municipio". (El Sol de Zacatecas.)

  Para ver lo que antes había en el lugar, entra aquí.

jueves, 26 de enero de 2017

El monumento a Miguel Hidalgo en Ginebra, Suiza.

  Este monumento se encuentra en Europa, específicamente en Ginebra, Suiza, le corresponde el número 500 en el conteo que llevo de ellos.

  El monumento fue regalado por el Gobierno de México a la Organización Internacional del Trabajo, en ocasión de su 40 aniversario en 1959. Es obra del artista mexicano Juan Fernando Olaguíbel Rosenzweig. Se encuentra ubicada al frente de las oficinas de la OIT en la ciudad de Ginebra, Suiza.


miércoles, 25 de enero de 2017

El pastel de Miguel Hidalgo

   Nunca imaginé que ocurriera algo así en torno a la imagen del Padre de la Patria. Ocurrió en Guanajuato, en ocasión del Bicentenario de su natalicio, 8 de mayo de 1953, cuando se convocó a un concurso en el que apareciera la imagen del Pater Patri y, lo menos esperado es que a alguien se le ocurriera crear una pequeña escultura en el que él apareciera, así como eran antes las figuritas de los pasteles de Boda o de Primera Comunión. Ese pastel fue el ganador del concurso. Increíble, pero cierto. 



martes, 24 de enero de 2017

El monumento a Miguel Hidalgo y un nopal

   El monumento no lo había visto en persona hasta hoy. En las fotografías, especialmente las de época, solamente había notado la elegante forma del pedestal, propia del clasicismo de la época. Sabía que había sido un regalo de Porfirio Díaz al pueblo de Guanajuato, lo de decir que fue él precisamente no quiere decir que él lo mandara hacer para regalar, sino que, en calidad de Presidente de la República decidió que fuera a Guanajuato a donde iría a parar.

   Ahora que lo veo, compruebo la estética que hay en su pedestal, obra de un francés avecindado en Guanajuato, Ernesto Brunel. Y ahora aprendí que la escultura fue elaborada en Roma por Giuseppe Trabachi. La escultura había sido elaborada en la última década del siglo XIX y la idea era colocarla en un monumento que se le dedicaría a Hidalgo en el Paseo de la Reforma, pero luego, cuando se convocó el concurso para el diseño del monumento, la escultura no sería utilizada, por la que el Señor Presidente de la República, decidió enviarla a Guanajuato.

   Igual ocurrió con la de Juárez, que sería colocada en una de las glorietas del Paseo de la Reforma, pero, por la dimensión del monumento, el proyecto se canceló y la escultura fue a dar a la capital oaxaqueña.

   Caminamos a lo largo del Paseo de la Presa, llegamos hasta la emblemática Olla, y seguimos un poco más adelante, ahí está el monumento, al centro de un parque, con la presa de San Renovato de fondo, es bella, con aires clásicos, especialmente en el rostro de Hidalgo y... ¿que hay ahí, a los pies del Padre de la Patria?

  Rodeé el monumento para ver cada detalle y ese, al lado derecho, en su pie izquierdo parecía como una imperfección del fundido pero no, nada de imperfección sino un elemento por demás curioso y por demás interesante. 

   Así como en el monumento que conocemos por Caballito, que es la estatua ecuestre de Carlos IV, el caballo pisa un carcaj en señal de dominio al pueblo azteca, al pueblo mexicano en todo caso, aquí el cura Hidalgo no está pisando, simplemente está a un lado de un nopal, símbolo patrio. Interesantísimo detalle que el escultor interpretó en con el más profundo clasicismo de la época.